Últimas recetas

Las 10 mejores pizzerías de Washington D.C.

Las 10 mejores pizzerías de Washington D.C.


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Desde lugares gourmet hasta camiones de comida y cadenas de cadenas destacadas, aquí está lo mejor de lo mejor de Washington DC.escena de la pizza:

1. 2 Amys

2 Amys es posiblemente la más popular de un puñado de pizzerías napolitanas en DC que pueden reclamar D.O.C. (Denominazione di Origine Controllata), lo que significa que hace auténticas pizzas napolitanas de acuerdo con las estrictas especificaciones establecidas por el gobierno italiano. Las pizzas al horno de ladrillos generalmente se adhieren a lo básico y demuestran que la simplicidad puede ser una revelación. Los sábados a las 4 p.m., pasa por la porchetta: medio cerdo, sazonado con ajo, romero y polen de hinojo, y asado hasta que esté crujiente.

2. Pupatella

Muchos amantes de la pizza de DC hacen el raro viaje al suburbio de Arlington en Virginia debido a Pupatella, otro D.O.C. pizzería que es justamente famosa por sus pasteles napolitanos. La fila puede ser larga y la mejor opción para estacionar es en Safeway al otro lado de la calle, pero eso no impide que los fanáticos acudan al restaurante para pizzas como el chorizo ​​con cebolla y pimiento rojo y la Mimosa, una pizza blanca con crema, maíz tostado, prosciutto cotto y mozzarella de búfala importada.

3. Cebra roja

No es de extrañar que Red Zebra haya desarrollado seguidores devotos. El horno de leña para pizzas sobre ruedas se estaciona en varios mercados de agricultores de DC, donde obtiene ingredientes locales frescos para sus pizzas de una sola porción, hechas a pedido. El menú cambia a diario, pero si tiene suerte, puede probar la pizza de salchicha de cordero y queso de cabra con pesto de menta fresca o una pizza de ragú de champiñones con queso cheddar ahumado y ricotta de cabra. Esta es una pizza gourmet a precios de camiones de comida.

4. Hongo meloso

El poder de la harina está vivo y coleando en el Distrito de Columbia en Mellow Mushroom. La terraza de la azotea es el lugar perfecto para disfrutar de pizzas alucinantes como el Holy Shiitake, con tres tipos de champiñones, cebollas caramelizadas, una combinación de quesos, alioli de ajo y aceite de trufa negra. El lugar ofrece noches de trivia los martes, un loco y loco Drag Queen Bingo el segundo miércoles del mes, y música en vivo los jueves y el cuarto miércoles.

Mellow Mushroom (crédito: Facebook / Mellow Mushroom)

5. Séptima colina

Seventh Hill es una pequeña pizzería cerca de la estación de metro Eastern Market. La hermana italiana del bistró francés Montmartre, que se encuentra al lado, Seventh Hill sirve ingeniosas pizzas hechas a mano. Encuentre un asiento en el patio al aire libre y pruebe la avenida Potomac (una corteza cepillada con aceite de oliva con quesos parmesano, mozzarella y pecorino, salami y rúcula). Un consejo: pide la sopa del día. Las sopas de Seventh Hill son tan codiciadas como las que repartió la sopa nazi de Seinfeld, pero sin el silencio.

6. Taberna Rustik

Para disfrutar de un ambiente agradable en el vecindario y una pequeña fusión del Medio Oriente, echa un vistazo a Rustik Tavern. El patio que admite perros es un tapete de bienvenida en constante cambio, y las pizzas tienen cortezas crujientes, casi delgadas como una galleta. Los entrantes populares incluyen queso de cabra y tapenade de higos y aceitunas, servidos con pan de pita casero recién hecho. Pero deja espacio para la pizza. Con selecciones como Pep Pep (cordero y pimientos asados) y Ward 5 (champiñones, zahtar y limón en conserva), no te puedes equivocar.

7. Sorriso

Si un restaurante familiar único en su tipo es su estilo, pruebe Sorriso. Pietro Polles abrió la pizzería en 2004. Su esposa, Rosemarie, es la amable anfitriona del restaurante, y el hijo de la pareja, Stefano, es el jefe de pizzaiolo y el genio detrás del helado de la pizzería. Pruebe la Pizza Diavola con sopressata picante y pimientos rojos picantes y luego refrésquese con uno de los helados de Stefano o, mejor aún, diríjase a su nueva heladería, Café Sorriso, en el contiguo Woodley Park.

8. Distrito de Pi

District of Pi sabe cómo poner pizza en un pedestal, literal y metafóricamente. El restaurante Penn Quarter sirve sus gloriosas pizzas de plato hondo en un soporte elevado, una idea inteligente que deja la mesa abierta para los aperitivos. A la pizzería le gusta mezclar las cosas, poniendo el queso en el fondo y la salsa encima, pero los resultados son indiscutiblemente deliciosos, especialmente con una de las docenas de cervezas artesanales de la carta. Los meseros están bien informados y pueden guiarlo a uno que combine perfectamente con su pastel.

9. y pizza

& Pizza es la versión italiana humeante de Chipotle de DC: los clientes pueden crear sus propias pizzas eligiendo entre tres masas, ocho salsas, tres quesos, cualquier combinación de carne y / o verduras, y aderezos como alcaparras y aceite de pimiento rojo. El restaurante cree en apoyar a los vecindarios a los que sirve y lo respalda ofreciendo pizza gratis a cualquiera que le cuente al personal sobre su propia causa caritativa personal.

& pizza (crédito: Facebook / & pizza)

10. Wiseguy NY Pizza

¿Quieres tu pizza a la carrera? Wiseguy NY Pizza es el lugar para ir. Un lugar principalmente para llevar cerca de la estación de metro Judiciary Square, Wiseguy sirve pizza al estilo de Nueva York entera y por porción, y está abierto hasta las 5 a.m. los fines de semana, las 3 a.m. los jueves y la 1 a.m. el resto de la semana. Pruebe la pizza de pasta penne con queso o la pizza de búfalo muy popular con pechuga de pollo y salsa de búfalo picante.

Haga clic aquí para obtener más información sobre Washington D.C.


101 mejores pizzas de América: TODAS las pizzerías

Clasificar las mejores pizzerías de Estados Unidos es un asunto polémico. Y podrías discutir, ridículo. Como clasificar cumpleaños. O Navidades. ¿Cómo puedes realmente rango algo tan matizado, diverso y… ¿amado?

Habiendo curado una lista de las mejores pizzas de Estados Unidos anualmente desde 2012, investigado adiciones y visitado tantos lugares como sea posible, entiendo la dificultad del esfuerzo. Después de leer los comentarios, también siento la compulsión de odiar-leer tal esfuerzo.

Con el tiempo, la lista de The Daily Meal de las 101 mejores pizzas de Estados Unidos ha cobrado vida propia. Dos de mis obsesivos favoritos con la pizza, Barb y Eric (Barb tiene un doctorado en biología molecular y del desarrollo, Eric es ingeniero mecánico) de 101 Pizza Places, se han propuesto visitar todos pizzería que aparece en cada lista. (Si te encanta la pizza y no los estás siguiendo en Instagram, échales un vistazo). Y el año pasado, Pizza Today llamó al 101 "uno de los listados más buscados" en la esfera de la pizza. Es una empresa seria (lea los comentarios; estaría loco si no lo tomara en serio).

Aunque no es una lista perfecta, en virtud del hecho de que se basa en expertos de todo Estados Unidos, hacer creo que es el mejor.

La introducción de cada año examina el movimiento de una lista a otra: la cantidad de estados con pizzerías, la costa este frente a la costa oeste, cómo se comparan las grandes ciudades de pizza entre sí. El orden de la lista cambia un poco de un año a otro, y hasta cerca de 20 nuevos lugares ascienden anualmente. (En un año determinado, normalmente alcanzo entre 50 y 60 lugares de los 101). Solo dos pizzerías se han clasificado como número 1: Frank Pepe ha encabezado la lista cinco veces y Di Fara ha estado en el primer lugar dos veces.

Pero nunca miré todas las pizzerías juntos. Según mi recuento, desde la primera lista (35 pizzerías en 2012), se han presentado un total de 214 pizzerías en el transcurso de siete años. Ocho cerrado (aunque reabrieron Una Pizza Napoletana y Pizzeria Beddia). Que yo sepa, esta es la primera vez todos las pizzerías se han presentado juntas en un mapa para facilitar la referencia.

Una de las cosas más interesantes que recuerdo, al ver todas las pizzerías de esta manera, es que ninguna ha hecho la lista de los siguientes 15 estados: Vermont, New Hampshire, West Virginia, Indiana, Mississippi, Arkansas, Oklahoma, Kansas. , Nuevo México, Wyoming, Dakota del Norte y del Sur, Montana, Idaho y Utah. Eso no es por falta de esfuerzo en términos de buscar grandes lugares o expertos de estos estados. Simplemente nunca han obtenido una masa crítica. Sin embargo, no puedo creer que no haya una gran pizza allí ...

¿Crees que conoces un gran lugar que debería aparecer? ¿Conoce a alguien (o considérese un experto en pizza) que cree que debería ser un panelista para votar en los próximos 101? Envíeme un mensaje de correo electrónico a @nycbestpizza. Mientras tanto, consulte las listas completas a continuación. - Arthur Bovino (abril de 2019)


Próximamente, en breve, pronto

Della Barba

Múltiples estilos de pizza, Chicago, Nueva York, Detroit entre ellos, saldrán de este café en el borde del Lincoln Park de Capitol Hill.

Un trozo de Detroit en Emmy Squared.

Emmy al cuadrado

El restaurante de pizzas Detroit con sede en Brooklyn ya tiene una ubicación en Shaw. Esta primavera, traerá sus pasteles con rayas de rancho, ensaladas abundantes y hamburguesas gigantes al espacio de Old Town que solía albergar Pizzeria Paradiso.

Frank Pepe Pizzeria Napoletana

7101 Democracy Blvd., Bethesda

La cadena con sede en New Haven traerá sus bandejas de pizza fina a carbón (incluida la justamente famosa tarta de almejas) al centro comercial Westfield Montgomery a finales de este año.

Stellina

508 K St., NW 2800 S. Randolph St., Arlington

Este estupendo local de pizza / pasta rápida e informal cerca de Union Market siempre estuvo preparado para la expansión. Una tienda de Shirlington abrió a mediados de febrero y pronto también podrás comprar un pastel de cacio e pepe en el centro de DC.

El cuñado de la editora gastronómica Anna Spiegel es el restaurador Aaron Gordon. Ella no estuvo involucrada en nada con respecto a sus restaurantes en este paquete.


Pizza de pan crujiente con queso

De todos los estilos de pizza, hemos elegido Crispy Cheesy Pan Pizza como nuestro Receta del año 2020. Con sus bordes dorados crujientes, una capa pegajosa de queso (¡hasta el borde!) Y una corteza gruesa pero delicada, tiene una textura y un sabor que te hacen querer más. Además, la corteza tiene solo cinco ingredientes simples: es fácil de quitar en la cocina de una casa.

Nuestra receta incorpora cuatro "trucos" para hornear. Un método poco tradicional y casi sin amasar para doblar la masa crea bolsas de aire en la corteza. Un reposo refrigerado durante la noche permite que la masa desarrolle el máximo sabor. Hornear en una sartén de hierro fundido produce una corteza audiblemente crujiente para su sabrosa variedad de aderezos. Y finalmente, la capa única de queso debajo de la salsa actúa como una barrera para minimizar la humedad.

Ingredientes

  • 2 tazas (240 g) de harina para todo uso sin blanquear King Arthur
  • 3/4 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de levadura instantánea o levadura seca activa
  • 3/4 taza (170 g) de agua tibia
  • 1 cucharada (13 g) de aceite de oliva + 1 1/2 cucharadas (18 g) de aceite de oliva para la sartén
  • 6 onzas (170 g) de queso mozzarella rallado (aproximadamente 1 1/4 tazas, sin apretar)
  • 1/3 a 1/2 taza (74 a 113 g) de salsa de tomate o salsa para pizza, casera o comprada en la tienda
  • Queso duro recién rallado (por ejemplo, parmesano, Asiago, Romano) y hierbas frescas (orégano, albahaca, tomillo) para espolvorear encima después de hornear, opcional

Instrucciones

Pesa la harina o mídela vertiéndola suavemente en una taza y luego quita el exceso.

Coloca la harina, la sal, la levadura, el agua y 1 cucharada (13 g) de aceite de oliva en el tazón de una batidora de pie u otro tazón mediano-grande.

Revuelva todo para hacer una masa peluda y pegajosa sin parches secos de harina. Esto debería tomar de 30 a 45 segundos en una batidora usando la paleta batidora o aproximadamente 1 minuto a mano, usando una cuchara o espátula. Raspe los lados del tazón para formar una bola rugosa que cubra el tazón.

Después de 5 minutos, destape el tazón y coloque un raspador de tazón o su mano mojada entre el lado del tazón y la masa, como si fuera a levantar la masa. En lugar de levantar, estire la parte inferior de la masa hacia arriba y sobre la parte superior. Repita tres veces más, girando el bol 90 ° cada vez. Este proceso de cuatro estiramientos, que sustituye al amasado, se denomina pliegue.

Vuelva a tapar el tazón y después de 5 minutos haga otro doblez. Espere 5 minutos y repita luego otros 5 minutos, y haga un cuarto y último pliegue. Tapar el bol y dejar reposar la masa, sin tocar, durante 40 minutos. Luego refrigéralo por un mínimo de 12 horas o hasta 72 horas. Subirá lentamente a medida que se enfríe, desarrollando un sabor tan largo que también agregará flexibilidad a su horario.

Aproximadamente 3 horas antes de que desee servir su pizza, prepare su sartén. Vierta 1 1/2 cucharadas (18 g) de aceite de oliva en una sartén de hierro fundido bien sazonada que tenga un diámetro de 10 "a 11" en la parte superior y aproximadamente 9 "en la parte inferior. El hierro fundido oscuro y pesado le dará una corteza excelente, pero si no la tiene, use otra sartén de fondo grueso apta para horno de tamaño similar, o un molde para pasteles redondo de 10 "o un molde cuadrado de 9". Inclina la sartén para esparcir el aceite por el fondo y usa tus dedos o una toalla de papel para esparcir un poco de aceite por los bordes también.

Transfiera la masa a la sartén y déle la vuelta una vez para cubrir ambos lados con el aceite. Después de cubrir la masa con aceite, presione la masa contra los bordes de la sartén, haciendo hoyuelos con la punta de los dedos en el proceso. La masa puede comenzar a resistir y encogerse, eso está bien, solo cúbrala y déjela reposar durante unos 15 minutos, luego repita la formación de hoyuelos / prensado. En este punto, la masa debe llegar a los bordes de la sartén si no lo hace, déle un descanso más de 15 minutos antes de hacer hoyuelos / presionar por tercera y última vez.

Cubre la base y déjala reposar durante 2 horas a temperatura ambiente. La masa completamente levantada se verá suave y acolchada y se agitará cuando sacuda suavemente la sartén.

Aproximadamente 30 minutos antes de hornear, coloque una rejilla en la parte inferior del horno y otra hacia la parte superior (alrededor de 4 "a 5" del elemento calefactor superior). Precalienta el horno a 450 ° F.

Cuando esté listo para hornear la pizza, espolvoree alrededor de tres cuartos de la mozzarella (una taza escasa) uniformemente sobre la base. Cubra toda la corteza, sin masa desnuda que muestre que esto producirá bordes caramelizados. Vierta cucharadas pequeñas de la salsa sobre el queso, colocando el queso primero, así evitará que la salsa se filtre en la corteza y la empape. Espolvorea el resto de la mozzarella.

Hornee la pizza en la rejilla inferior del horno durante 18 a 20 minutos, hasta que el queso burbujee y el fondo y los bordes de la corteza estén dorados (use una espátula para revisar el fondo). Si la parte inferior está marrón pero la parte superior aún parece pálida, transfiera la pizza a la rejilla superior y hornee por 2 a 4 minutos más. Por otro lado, si la parte superior parece estar bien pero la parte inferior no se dora a su gusto, deje la pizza en la rejilla inferior durante otros 2 a 4 minutos. Los hornos caseros pueden variar mucho, así que use las señales visuales y sus propias preferencias para medir cuándo ha logrado el horneado perfecto.

Retire la pizza del horno y coloque la sartén sobre una superficie resistente al calor. Pase con cuidado un cuchillo de mesa o una espátula entre el borde de la pizza y el costado de la sartén para evitar que el queso se pegue mientras se enfría. Deje que la pizza se enfríe muy brevemente tan pronto como se sienta cómodo haciéndolo, transfiérala con cuidado de la sartén a una rejilla para enfriar o una superficie de corte. Esto evitará que la corteza se empape.

Sirva la pizza en cualquier lugar, desde medio picante hasta templado. Las tijeras de cocina o un par de tijeras domésticas grandes son buenas herramientas para cortar esta pizza gruesa en trozos.

Consejos de nuestros panaderos

¿Quiere agregar sus propios ingredientes favoritos más allá de la salsa roja y el queso? Las verduras o carnes deben cocinarse antes de colocarlas en una sola capa sobre queso y salsa. Siéntase libre de experimentar con otras salsas, también el pesto o la salsa blanca son excelentes alternativas al tomate. Una pista: para evitar una posible humedad, apéguese a las mismas cantidades y al proceso de capas para la salsa y el queso enumerados anteriormente.

Si está sirviendo la pizza entera (sin sobras) de inmediato, puede servirla directamente de la sartén si lo desea. No recomendamos usar un cuchillo para cortar la pizza en la sartén, ya que podría dañar la superficie de su hierro fundido. En su lugar, después de aflojar los bordes, use una espátula para levantar parcialmente la pizza de la sartén, luego corte una cuña con un par de tijeras domésticas estándar o tijeras de cocina. Retire la cuña y repita hasta que haya cortado y servido toda la pizza.

¿Alimentando a un grupo más grande? Duplique todos los ingredientes de la receta y siga las instrucciones de la receta tal como están escritas, dividiendo la masa en dos moldes (mezcle y combine de las opciones enumeradas en el paso # 6 anterior).

¿Quieres hacer una versión sin gluten de esta receta? Eche un vistazo a nuestra pizza sartén sin gluten.


Recompensas de Imo's & reg Beyond Compare

¡Date una palmada en la espalda con pizza, aperitivos y ofertas gratis!

Enviar una pizza

¿Sabes qué va muy bien con Imo's & reg?

Coca-Cola & reg ¡POR SUPUESTO!

Tarjetas regalo

¡Ahora disponible para comprar en línea!

Lo que hace Imo's & reg so ¿Delicioso?

Desde salsa casera hasta carnes recién molidas, verduras cortadas a diario y Provel & reg pegajoso, todos nuestros ingredientes son lo que parecen, ¡deliciosos!


Las 10 pizzerías más antiguas de Chicago están llenas de deliciosos secretos

La historia de amor de Chicago con la pizza se remonta a la década de 1930. [DNAinfo / Janet Rausa Fuller]

CHICAGO & mdash Es difícil de creer, pero hubo un momento en que la pizza en Chicago era una novedad, no un hecho, cuando los restaurantes que se especializaban en ella tenían más interés que un lugar de Brendan Sodikoff y las ardillas podían darse un festín con una porción sin convertirse en sensaciones en las redes sociales.

En la década de 1930, Granato & rsquos en Taylor Street era ese lugar. Considerada la primera pizzería oficial de la ciudad y rsquos por los escritores de comida de la época, Granato & # 39s promocionó sus pizzas redondas horneadas en un horno de leña, lo que la distingue de las panaderías italianas en el vecindario que venden pizza en sartén junto con panes y pasteles.

Deep-dish apareció en 1943, y cuando los soldados regresaron a casa de la Segunda Guerra Mundial, el negocio de la pizza se recuperó. Las tabernas ofrecen pizzas finas y de corte cuadrado como el gusto de los clientes de los refrigerios del bar.

La reportera Janet Fuller comparte parte de la genial historia de Chicago Pizza.

Pero la pizza realmente despegó en la década de 1950, según Tim Samuelson, el historiador cultural de la ciudad y los rsquos.

"Se convierte en la comida fresca, la comida fresca para acompañar tu rock & rsquon & rsquo roll", dijo Samuelson.

1953 Chicago Daily Tribune La historia documentó la tendencia: "Hace dieciséis años, no había una pizzería en la guía telefónica de clasificados de Chicago". Hoy en día hay más de cien, y los letreros de neón gritan & lsquoPizza & rsquo por toda la ciudad & quot.

En 1961, Granato & rsquos ya no existía, derribado por la construcción del nuevo campus de la Universidad de Illinois en Chicago. Pero la pizza y la pizzería llegaron para quedarse.

Hoy en día, los aficionados a la pizza de Chicago (que, podría decirse, nos incluye a todos) tienen su selección de restaurantes que sirven todos los estilos de pastel: napolitano, New Haven, Quad Cities. No hay fin para el discurso sobre lo que hace un pastel auténtico / atroz.

Mientras tanto, las 10 pizzerías más antiguas de la ciudad siguen haciendo lo que han hecho durante generaciones. Ninguno hizo todo lo posible para reclamar el título y el historial de mdash puede volverse turbio cuando se trata de comida y mdash, así que después de buscar en los archivos de noticias y entrevistar a los propietarios actuales y pasados, lo hemos hecho por ellos.

Estos son los lugares que comenzaron y se han quedado en Chicago (aunque algunos se han multiplicado más allá de los límites de la ciudad). Algunas abrieron como pizzerías, otras como tabernas, y aunque sus menús ahora pueden ofrecer alitas de pollo, hamburguesas de quinua y brownies sin gluten, su stock en el comercio sigue siendo la pizza.

Si hay una manera de estropear el queso, la salsa y la masa y la hay, los aficionados insistirían en que estos lugares venerables no lo hayan descubierto.

Deep-dish se remonta a 1943. [Pizzeria Uno / Facebook]

1. Pizzeria Uno, 29 E. Ohio St.
El lugar de nacimiento de la pizza de plato hondo, simplemente conocido como Uno & rsquos, abrió sus puertas en 1943. La historia y mdash la que se repitió durante décadas, la que cuenta la corporación ahora llamada Uno Pizzeria & amp Grill & mdash le da crédito a Ike Sewell por presentar este inédito creación culinaria al mundo.

Pero la versión menos conocida, examinada por Samuelson en años de investigación, coloca a Ric Riccardo, socio comercial de Sewell, como creador. Riccardo, propietario de Riccardo & rsquos en Rush Street, vivía en un apartamento encima de un bar ruidoso en Wabash y Ohio. Los federales cerraron el bar, Riccardo se hizo cargo y, queriendo tener algún tipo de artículo exclusivo, se le ocurrió un plato hondo.

Él y Sewell llamaron primero al lugar The Pizzeria, luego Pizzeria Riccardo y finalmente Pizzeria Uno & mdash para distinguirlo de la segunda ubicación que Sewell abrió en la calle, Pizzeria Due, que abrió a mediados de la década de 1950. Hoy en día, hay Uno & rsquos en 21 estados y otros cinco países, incluidos Kuwait y Honduras. Los turistas hacen fila todos los días en el lugar original de River North.

Solo se paga en efectivo en Vito y Nick & # 39s & mdash o Nick y Vito & # 39s, dependiendo de quién esté hablando. [Vito y Nick & # 39s / Facebook]

2. Vito y Nick & rsquos, 8433 S. Pulaski Ave.
Vito Barraco había estado dirigiendo tabernas desde 1920, primero cerca del antiguo hospital del condado de Cook, luego 80th y Halsted, luego 79th y Carpenter. Su esposa, Mary, cocinaba comida sencilla, espaguetis y demás. En 1945, su hijo Nick, de regreso de la guerra, se unió al negocio. Eso y rsquos cuando agregaron pizza y mdash Mary y rsquos pizza de masa fina.

Se mudaron a Pulaski Road en 1965, rebautizándola como Vito y Nick & rsquos. Hasta el día de hoy, los veteranos del vecindario lo llaman Nick y Vito & rsquos, un hábito que comenzó después de la muerte de Vito en 1976, dijo la hija de Nick & rsquos, Rose Barraco George, quien ahora dirige el lugar.

"Cuando piden un Old Style, realmente sabes que quieren un South Sider", dijo.

Old Style & rsquos la única cerveza de barril. Las paredes están alfombradas. El queso y la salchicha (& ldquoTengo una patente & rdquo; dijo George) son de los mismos proveedores familiares de Chicago, y la corteza todavía se hace según la receta de Mary Barraco & rsquos.

Home Run Inn es conocido por sus pizzas congeladas, que se venden en 47 estados. [Home Run Inn / Facebook]

3. Home Run Inn, 4254 W. 31st St.
Vincent y Mary Grittani, inmigrantes italianos en un vecindario mayoritariamente polaco, abrieron su bar en 1923. Debido a que las pelotas de béisbol del cercano Piotrowski Park golpeaban las ventanas de la taberna con tanta frecuencia, lo llamaron Home Run Inn.

En 1947, empezaron a hacer pizza y a prepararla "tanto como hacemos hoy las palomitas de maíz o los pretzels", dijo su bisnieta (y directora de marketing de Home Run Inn) Gina Bolger. Sus clientes polacos adoptaron esta nueva comida, por lo que los Grittanis comenzaron a cobrar por ella.

Un cliente habitual de la década de 1950 seguía pidiendo a la cocina que horneara parcialmente sus pizzas. Dejó que el personal se enterara de su secreto: envuelve las pizzas en papel de aluminio y las guarda en su nevera en casa para hornearlas más tarde. Eso provocó el lado congelado del negocio, ahora en 47 estados.

Hay ocho Home Run Inns en Chicago y se abre un noveno en Berwyn y siete miembros de la familia de cuarta generación que mantienen todo en marcha.

Se dice que la pizza Italian Fiesta es una de las favoritas de Michelle Obama. [Fiesta italiana / Facebook]

4. Fiesta pizzería italiana, 1919 E. 71st St.
El inmigrante italiano Phillip DeCarlo se ganó la vida abriendo restaurantes y vendiéndolos a restauradores novatos una vez que ayudó a despegarlos. Su propia pizzería, que abrió en 1947 en 67th y Dorchester (luego se mudó a 71st Street), se ha quedado en la familia. Ahora hay otras cuatro ubicaciones.

El italiano Fiesta & rsquos thin-crust cuenta con el respaldo de la Casa Blanca, según la nieta y copropietaria de DeCarlo & rsquos, Patti Tubbs. La hermana de Tubbs y rsquo conocieron a Michelle Obama antes de que el presidente Obama fuera elegido por primera vez. Cuando la primera dama se enteró de que su familia era dueña de la pizzería, se quedó atónita.

"Michelle le dijo que cuando era niña, su obsequio por las buenas notas era nuestra pizza", dijo Tubbs. Después de ese encuentro, Tubbs y su hermana fueron trasladados a Washington, D.C., para servir su pizza junto con los Obama y otras comidas de la ciudad natal en una fiesta previa a la inauguración.

El propietario de padre e hijo, Billy Bauer (izq.), Continúa con el negocio iniciado por su padre con su sobrino Brett Boudart. [DNAinfo / Paul Biasco]

5. Padre e hijo de Marcello & rsquos, 2475 N. Milwaukee Ave.
Una pequeña pizzería llamada Father and Son abrió en la esquina de Whipple y Diversey en 1947. Seis años más tarde, Marshall Bauer, quien aprendió el oficio de pizzas en el local de su tía y rsquos en el South Side, pidió prestados $ 2,000 para comprarla. No hubo necesidad de que Bauer cambiara el nombre porque unos cinco años después, su padre se unió a él.

Hoy, el hijo de Bauer & rsquos, Billy, dirige tres restaurantes Father and Son, con la ayuda de su sobrino y su primo. Añaden & ldquoMarcello & rsquos, & rdquo italiano para Marshall, al nombre en los & # 3990s.

Según Billy Bauer, la suya fue la primera pizzería de North Side en entregar. A finales de la década de 1960, se mudaron al edificio de Milwaukee Avenue, un antiguo concesionario Studebaker, y repartían hasta 1.500 pizzas por noche.

El menú de pizzas actual ofrece pasteles estilo Nueva York, pan y & ldquogourmet & rdquo (gorgonzola con nueces confitadas, ¿alguien?), Pero el más popular sigue siendo la masa fina de salchicha.

Para llegar al comedor de Marie, ingrese a través de la licorería contigua. [DNAinfo / Janet Rausa Fuller]

6. Marie & rsquos Pizza & amp Liquors, 4127 W. Lawrence Ave.
Era un día de verano de 1971 cuando George Karavidas le dijo a su hija de 11 años, Nadine Marie, que iba a trabajar con él en la pizzería family & rsquos a dos cuadras de distancia. Ella & rsquos trabajó allí desde entonces.

Marie & rsquos no fue nombrada por ella, sino por su abuela Marie. Su abuelo, Theodore Karavidas, lo abrió como taberna y tienda de productos empaquetados en 1940. En 1950, después de que George le compró el negocio a su padre, comenzó a hacer pizza de masa fina.

En ese entonces, la pizza no venía automáticamente con queso. "La salchicha, sin queso, tiene un perfil de sabor completamente diferente, así que cuando veo un pedido como ese, tengo que ir a ver quién lo pidió, porque sé que es de la vieja escuela", dijo Nadine Karavidas. (La salchicha todavía se hace de acuerdo con las especificaciones de George & rsquos por un proveedor local).

También de la vieja escuela: esas cabinas de vinilo rojo, paredes de piedra y paneles de madera y decoración exagerada durante las vacaciones.

"Nuestra última remodelación fue en 1979", dijo Karavidas.

Los clientes conocen el Candlelite por su pizza fina como una galleta y su letrero de neón vintage. [DNAinfo / Janet Rausa Fuller]

7. Candlelite, 7452 N. Western Ave.
La Candelite es tan conocida por su marquesina de neón escrita a mano como por su corteza fina como una galleta. Ambos han existido desde 1950. En ese entonces, había otra taberna al otro lado de la calle llamada Welcome Inn que también servía pizza. La leyenda dice que Candlelite atrapó furtivamente al chef de la taberna de la competencia en esos primeros años, dijo el copropietario Pat Fowler.

El lugar ha cambiado de propietario al menos cinco veces y se ha cerrado una vez por una renovación importante para expandirse a una tienda adyacente. El menú también ha crecido más allá de la característica corteza fina. El mes pasado, Candlelite presentó una pizza sartén al estilo de Detroit.

Las solicitudes para que el restaurante personalice el letrero de neón y mdash dicen, para un ser querido y el cumpleaños o aniversario de un ser querido y mdash funcionan igual. Solo pregunta.

Hacer la masa en una pizza de masa fina Pat & # 39s es un proceso de tres días. [Pat & # 39s Pizza / Facebook]

8. Pat & rsquos Pizza, 2679 N. Lincoln Ave.
Nicholas & ldquoPat & rdquo Pianetto Sr. y su hermana Leona abrieron Pat & rsquos Pizza en 1950, en el sótano de un edificio con estructura de madera en 3114 N. Sheffield propiedad de su padre. Una pelea entre hermanos llevó a Leona a abrir su propia pizzería en Belmont Avenue.

Las cosas terminaron bien. Hermano y hermana resolvieron sus diferencias y ambos negocios florecieron, Leona & rsquos en una cadena de restaurantes local (que ya no es propiedad de la familia) y Pat & rsquos como especialista en costra fina.

Con el tiempo, Pat & rsquos pasó de Nick Sr. a su hijo Nick Jr. y su esposa, Linda. Hace doce años, los Pianetto trasladaron la pizzería a Lincoln Avenue. Viuda desde hace dos años, Linda continúa con su hija Gina y dice que está preparando a su nieto de 12 años para que se una a ellos.

El secreto de Pat & rsquos está en la corteza. "Todo el proceso de cómo hacemos nuestra masa y la criamos" es un proceso de tres días ", dijo Linda Pianetto.

Los inmigrantes italianos Carlo y Maria Canale abrieron Pete & # 39s Pizza en 1955. [Pete & # 39s Pizza / Facebook]

9. Pete & rsquos Pizza, 3737 N. Western Ave.
Carlo y Maria Canale abrieron su pizzería en 1955 en Belmont Avenue, justo enfrente del antiguo parque de atracciones Riverview. Enrollaron sus pizzas más finas de lo que se hacía en su Italia natal, con masa, salchichas y salsa de tomate hechas desde cero todos los días (entonces y ahora).

En la década de 1960, su sobrina Josephine y su esposo Biagio Cirrincione hicieron lo mismo, abrieron una pizzería en Peterson y finalmente se hicieron cargo de Pete & rsquos cuando los Canales se retiraron. Los hijos de Cirrincione, Sam y Tom, ahora dirigen Pete & rsquos, que ha estado en su lugar actual desde 1986, y otros ocho restaurantes en el Family & rsquos Suparrossa Hospitality Group.

La pizza sartén característica de Connie es más gruesa que fina, pero tampoco muy profunda. [Connie & # 39s Pizza / Facebook]

10. Connie & rsquos Pizza, 2373 S. Archer Ave.
En algún momento a principios de la década de 1950, Concetta & ldquoConnie & rdquo DeGrazia y su esposo DeGrazia comenzaron a vender pizza y pasta en una pequeña tienda en 26th y Lowe. Las ventas de pizzas funcionaron bien, pero cuando cambiaron el provolone por mozzarella, se convirtió en un éxito.

En 1963, cuando los DeGrazia se jubilaron, el empleado Jim Stolfe compró el negocio y el edificio y cambió su Oldsmobile para que esto sucediera. Stolfe no tenía suficiente dinero para cambiar el letrero, así que se quedó Connie & rsquos.

Y ha permanecido en la familia Stolfe durante tres generaciones y se mudó en 1987 a Archer Avenue, ahora el buque insignia. Otras tres ubicaciones, una línea de pizzas congeladas y envíos a todo el país completan la operación. La pizza sartén con salchicha original sigue siendo el artículo más popular, dijo la directora de marketing Caitlyn Moore.

Y para todas las noticias sobre pizza, todo el tiempo, echa un vistazo a The Slice.

Para más noticias del vecindario, escuche DNAinfo Radio aquí:


22 mejores lugares para comer barato en Washington, D.C.

Atrás quedaron los días en que se pensaba que Washington no era más que una especie de ciudad de asadores y cabilderos almorzando. En su lugar, busque comida deliciosa y bastante barata de todo el mundo, que incluye pollo peruano, pho vietnamita, guisos etíopes y panqueques totalmente estadounidenses. Entonces, cuando el alquiler es demasiado alto, aquí es donde puede almorzar o cenar por alrededor de $ 10.

Relacionado con:

Foto por: Becca Rea-Holloway

Penne alla Vodka Slice en Wise Guy Pizza

Washington puede ser un viaje rápido en tren desde Nueva York, pero eso no significa que la pizza de Nueva York abunda. Para la mejor opción, sumérgete en Wise Guy. Claro, podrías ir a lo tradicional con la suprema o margherita, pero ¿por qué no disfrutar de un poco de amor por carbohidratos y pedir una rebanada cargada de pasta cremosa con tomate? Las rebanadas de las tartas de 20 pulgadas cuestan entre $ 2,99 y $ 3,99 muy razonables, lo que hace que este almuerzo abundante sea muy económico.

Tikka Chance sobre mí en Rasa

La puerta azul hecha a mano, las cuerdas de colores del arco iris que zigzaguean arriba que recuerdan una exhibición de la Galería Renwick y las almohadas brillantes colocadas en columpios colgantes son su primera pista de que este no es un lugar común y corriente rápido e informal. Ubicado a la sombra del Nationals Park, este negocio de cosecha propia invita a las masas hambrientas a ir por la ruta del bricolaje o probar una de las opciones exclusivas, como la cargada con pollo tikka, salsa de tomate y ajo y chutney de menta y cilantro, entre otras cosas. , por $ 9.32.

Sándwich de cerdo picado en Sloppy Mama's BBQ

Hay varios lamentos de comida usados ​​para los habitantes de Washington y lugares mdashno para buenos bagels, pizza de Nueva York, etc. Pero cuando se trata de barbacoa, una prueba del sándwich de cerdo picado Sloppy Mama & rsquos desterrará todos los anhelos de Texas. Es ahumado, sabroso, dulce y satisfactorio. Pídelo en un bollo en el puesto de Union Market por $ 10, y tal vez agrega un lado de frijoles horneados por $ 3 más, o compra un plato de & ldquomeat y dos & rdquo por $ 15.

Amsterdam Falafelshop

What started years ago as a single shop in Adams Morgan quickly became a D.C. institution when locals discovered they could satisfy after-bar hunger with golden-fried falafel balls in pita with unlimited (and free!) toppings that include baba ganoush, Turkish salad and house-pickled beets. The Amsterdam-inspired shop now has three locations around town, plus outposts in Boston and Texas. In D.C., a small pita (three falafel balls) goes for $7.50, and a large (five falafel balls) is priced at $8.75. Don&rsquot even consider skipping the twice-fried frieten, which run $3.95 for small and $4.95 for large.

Shrimp Tacos at Taqueria Habanero

Once upon a time, finding a great taco in the DMV meant driving to Hyattsville just northeast of D.C. and trying your luck with the many wonderful Mexican spots there. Nowadays, there are wonderful versions that don&rsquot require a car, including this taqueria up 14th Street Northwest that serves excellent housemade tortillas filled with perfectly plump and juicy shrimp topped with tomato, onion, cilantro and a wedge of avocado. Priced at $3 each, they can be mixed and matched, ideally with the equally excellent al pastor and mushroom tacos.

Pancakes at Ari's Diner

Truth be told, it&rsquos not easy to choose one cheap eat at this Ivy City diner, since almost everything on the menu comes in under $15. Try the $11 burger served with fries, the $6 avocado toast or the $11 plate of two eggs with hash browns, breakfast meat and toast, and you&rsquoll be happy. But it&rsquos the stack of fluffy, buttery pancakes &mdash $8 for four, $5 for two &mdash that&rsquos the stuff of diner dreams. Be prepared to share because once everyone else at the table gets a taste, you won&rsquot be able to keep them to yourself.

Pho at Pho 75

You could drive yourself crazy trying to find the area&rsquos perfect bowl of pho, but the lines at this longtime Arlington favorite are an easy way to tell that the cash-only old-timer still holds sway. It&rsquos tempting to stick with what you know and opt for something like brisket or paper-thin slices of rare steak for your steaming bowl of broth and noodles, but the addition of tripe and tendon undoubtedly adds richness to the broth &mdash even if you have no intention of eating tripe or tendon. The hefty regular-sized bowl costs $7.95, but you might as well go for the large for a dollar more and take some home. And don&rsquot worry, those lines go super fast. With only one thing on the menu, these expert pho slingers know what they&rsquore doing.

Peruvian Chicken at El Pollo Rico

Like Pho 75 just down the road, this Arlington mainstay sticks to one thing, and does it amazingly well. After braving the stiff competition for a parking spot out front, your reward is envelopment in the most-comforting aromas of juicy chicken and spices from the moment you push through the door. Spits of whole chickens pirouette over orange embers to your left while efficient and friendly folks take your order. A quarter chicken with two sides and two sauces sells for $7.27, and your slim choices for sides are cole slaw, rice and steak fries. No matter &mdash you&rsquore here for the chicken, and the lack of choices means it&rsquos the perfect spot to avoid hunger tantrums.

Pop's Beef Brisket Sandwich at Bub & Pop's

This subterranean sandwich shop &mdash run by a chef and his parents &mdash easily won the heart of locals with its mom-and-pop feel and gargantuan sandwiches. Among the roster of satisfying options is the signature beef brisket, a torpedo-sized umami bomb that would satisfy the hunger of a sumo wrestler stranded on a desert island. The slow-braised brisket slathered with apple-horseradish cream, aged gouda and veal jus sells for $10 a half or $18 for a whole sub, and you shouldn&rsquot need much convincing to spring for the fried egg on top for $1 more.

Creamy Kale and Potato Tacos at Chaia

We can all thank Chaia for coining the term "farm-to-taco," thanks to its farmers' market origins. Now nestled into a Georgetown storefront with expansions on the horizon, Chaia makes it easier than ever to get your fix of roasted potatoes and sauteed kale tucked into a tortilla with a poblano crema, pepperjack and pickled onions. They cost $4 each and are quite filling, but it's fun to add a butternut squash or smoky collards taco to mix and match.

Passion Flakie at Buttercream Bakeshop

It&rsquos tough to choose a favorite confection at this Shaw bakery and temple to towering Funfetti cakes, glittery unicorn bars and piled-high slices of pie. But pastry chef and owner Tiffany MacIsaac has abundant skills, including flakies. The sugared croissant dough shaped like a giant muffin ($3.85) contains its own magic: a creamy fluff that falls somewhere between a mousse and pudding in flavors that change with the seasons. You might find strawberry, Biscoff, matcha or lemon, but the passion fruit and butterscotch varieties are heavenly marvels.

Vegetable Sampler at Letena Ethiopian

Sure, you could save a few pennies by ordering one vegetable dish for $11.50 rather than opting for the veggie sampler for $17.50 at Letena, but you get so much with the sampler that you might as well bring a friend and split the cost. An order comes with a choice of any four vegetarian dishes, plus two side salads. Try the mushroom dulet cooked with red onion, garlic and jalapeño smoked cabbage with carrots, potatoes with caramelized onion and kik, a rich stew of yellow split peas simmered with onion, garlic and ginger. The Letena salad &mdash which blends lightly steamed broccoli with avocado &mdash will make you rethink these two ubiquitous green veggies altogether.

Sid Vicious Taco at Taco Bamba

Not all tacos need to evoke a legit Mexican street stall. Take the Sid Vicious, named for the notorious Sex Pistols bassist, which tastes more like what would happen if a plate of fish and chips went on vacation in Baja. You'll find the tortilla filled with crispy cod, malt vinegar salsa macha, mint tomatillo slaw and tartar sauce under the "taco nuestros" section of the new Chinatown Taco Bamba for $4.50 apiece. If you're at the Falls Church location, try the Black Pearl taco, a longtime favorite stuffed with fried grouper, spicy slaw and black aioli.

Classic Fried Chicken Biscuit at Mason Dixie Biscuit Co.

Unfortunately, both the Union Market and Bladensburg locations of D.C.&rsquos favorite biscuit shop have shuttered. But never fear: These biscuit-preneurs wouldn&rsquot dream of leaving you hanging. While they wait for an undisclosed new shop to open later this year, they have a Navy Yard pop-up inside Ice Cream Jubilee, offering decadent stacks of fried chicken thigh, Benton&rsquos bacon, honey and hot sauce on a fluffy biscuit ($10). No matter where these chickens land, we know you&rsquoll follow.

Pizza at Vace Italian Deli

This isn't Neapolitan pizza or New York-style pizza or even Romanesque pizza. The thin-crust pies coming out of the kitchen at Vace are more like pizza della nonna, an Italian grandmother's rustic round topped with a flavor-packed housemade pizza sauce capped by whole milk mozzarella. It definitely isn't beholden to any DOC pizza-making canon -- it's just dang delicious, and cheap to boot. An entire 14-inch cheese pizza will set you back only $9.50, while a 16-incher goes for $11. You can also buy it by the slice for $2.50, or try the $6 Italian cold cut sub. Stock up for a rainy day with the freezer full of sauces and take-home meals like lasagna that are great to have on hand for dinner emergencies.

Savory Oatmeal at A Baked Joint

Where is it written that breakfast must be sweet, or even that oatmeal requires doctoring with maple and baking spices? A Baked Joint, owned by the team behind Baked & Wired, provides compelling evidence that steel-cut oats loaded with smoked ham, kale, caramelized onions and pecorino, all topped with a beautifully poached egg, is every bit as satisfying &mdash and filling. Served only till 11 a.m., the hearty $8.75 bowl will easily take you through lunch, whether you&rsquore tromping around the museums or just sitting through interminable meetings at the office.

Chili Half-Smoke at Meats & Foods

The half-smoke is one of the few creations that can really be tied to DC. Made famous by Ben&rsquos Chili Bowl just down the street, the food has now spawned an artisanal version at Meats & Foods, a tiny storefront that makes and grills up its own sausages. This half-smoke tastes smoky, as the name suggests, but also earthy, sweet and spiced. The $6.50 dog comes on a potato roll with the traditional fixin&rsquos of mustard and onions, plus chili for $1 more. While you&rsquore here, try the chilito, a toasty tortilla filled with meat chili, for another $3.50.

Cauliflower Pita at Shouk

Shouk shook up the idea of eating a plant-based meal &mdash at least in DC, where there weren&rsquot many vegan options for a long time. Leaning on Israeli and Middle Eastern culinary traditions, these flavor-packed and satisfying pitas and bowls are well-assembled and totally satisfying ($9.75). The cauliflower version features the cruciferous veg tucked into a pita with tomato, scallion, tahina and parsley. Save room for the shockingly vegan choco-cardamom cookie.

Bogan Burger at Lucky Buns

As the opening chef for Duke&rsquos Grocery, which is known for its killer burger, Food Network Star alum Alex McCoy knows a thing or two about making a great version of the all-American classic. Now the owner and chef of the burger joint Lucky Buns in Adams Morgan, McCoy serves up $10 single-patty burgers like the Bogan Burger, a decadent stack of Creekstone beef, gouda, bacon XO jam, pickles and arugula, along with a few other flavor boosters.

Dim Sum at Da Hong Pao

D.C. dwellers had long lamented that a dim sum craving used to necessitate a trip out to Falls Church or up to Wheaton &mdash that is, until this spot opened on 14th Street NW (1409 14th St NW) offering aromatic carts of dumplings, roast duck ($8.45), beef chow fun ($8.45) and pork buns ($4.25). Aside from the reliable plates of shrimp-stuffed eggplant ($4.75), sticky rice with sausage and heaping servings of Chinese broccoli ($7.45), one of the best parts is that the silver carts roll through the dining room from 10 a.m. to 3 p.m. daily, rather than just on weekends. Prices range between $4.25 and $9.45 and, of course, the best way to keep this cost-effective is to go with friends who like to share.

Pork and Cheese Pupusas at Pupuseria Susana

As with many pupuserias scattered throughout the city, this Columbia Heights shop ( 3801 14th St NW ) barely has room for a table and a counter with a few seats. There&rsquos no menu, and only four or so varieties of the filled masa cakes&mdashpork and cheese spinach and cheese jalapeno and cheese and just plain cheese. But honestly, it really doesn&rsquot matter what&rsquos inside when you know they&rsquore being hand-formed and griddled to order, as these are. They come with the traditional cabbage slaw referred to as cortido for about $2 apiece, but the best way to give them a punch of flavor is to load up on the spicy pickled veggies near the register.

Grilled Pork Sandwich at Banh Mi DC Sandwich

Is there any such thing as a bad banh mi? The Vietnamese sandwich is a pretty alluring blend of crunchy, sweet-pickled veggies, cilantro and some kind of pork. To make an outstanding banh mi, like the ones found at this Falls Church market ( 3103 Graham Rd, Falls Church, Virginia ), the difference is in the details. Here, you can tell the bread is made on-site the moment you open the door and the warm, yeasty aroma hits you. Choose from 20 or so sandwich varieties that cost around $4 each (buy five and get the sixth one free), including the #2 topped with tender slices of grilled pork and jalapenos.


12+ Best Restaurants (right now) in Washington D.C.

Washington D.C.’s restaurant scene is diverse, with multi-cultural restaurants serving African, Indian, East Asian, Middle Eastern, European, South and Central American, to name just a few of the culinary options. Come taste the bounty of seafood caught in the Chesapeake Bay and the harvest from MidAtlantic region farms. Some menus showcase wine from the vineyards of Maryland and Virginia as well as dairy and meats from the Shenandoah Valley.

Washington D.C. has renowned chefs living and working here, including José Andrés, the chef nominated to receive a Nobel Peace Prize for his World Central Kitchen disaster relief efforts. Andrés has 10 D.C. restaurants (including Zaytinya and China Chilcano, detailed below).

This list reveals my top picks for restaurants that are currently offering first-rate takeout and outdoor dining, along with limited indoor seating. As a native Washingtonian, I have eaten at more than 100 restaurants across my home city in recent years. Mi libro, The Unofficial Guide to Washington D.C., features 50. But of course, the restaurant scene changes quickly, so please check the restaurant’s website for up-to-date information before venturing out.

Without further ado, here’s the list in alphabetical order. Please note that all these restaurants require diners to wear face coverings unless seated and eating at their own table.

Photo Credit: Renee Sklarew

Two great things come together at Bluejacket: baseball and beer. Located near Nationals Park—home of the Washington Nationals, the 2019 World Series Champs—this sports bar/microbrewery has a welcoming vibe. The restaurant offers outdoor seating, but indoors is bright and airy, with three levels overlooking the brewery. At Bluejacket’s popular brunch, try the cinnamon buns or breakfast burrito. For a snack with craft beer, indulge in a jumbo everything pretzel with beer cheese. Crunchy chicken wings with D.C.’s signature sweet mumbo sauce is a crowd pleaser, too. If you’ve got kids in tow, head to nearby Yards Park to play.

The crackling hearth is a sizzling focal point in the open kitchen of The Dabney. The unpretentious pastoral setting symbolizes chef/owner Jeremiah Langhorne’s focus on ingredients sourced from the MidAtlantic. The Michelin-starred restaurant in the Shaw neighborhood has a small outdoor garden and a cozy wine cellar with a robust wine list. All the craft beers on draught are local. The seasonal menu changes, but look for oysters from the Chesapeake Bay, heritage pork with root vegetables, ember-roasted beets with sheep milk ricotta, and save room dessert: the chess pie and Virginia peanut ice cream are worth the calories.

Photo Credit: Andrew Cebulka

The brightness of Vietnamese street food will leave you feeling warm inside, even when you’re dining outside at this eatery in Logan Circle. The staples are here—dumplings, Banh Mi (sandwiches), curry rice and noodle dishes, pho (noodle soup), and sweet Vietnamese coffee—but Chef Wade Fatt’s kitchen perfects them by using only the freshest ingredients. Notable are the 30 sauces and 15 marinades that deliver flavor in a big way. The menu is simple during these times, whittled down to the hits. Prueba el suan nuong grilled pork chop, Saigon fried rice, and the banh bao sampler plate (steamed buns). Doi Moi also offers inventive cocktails, matcha and frozen fruit smoothies, and $7 daiquiris seven days a week before 7 p.m.

Iron Gate diners adore the vine-covered patio warmed by a collection of fire tables and heaters, so you’ll need a reservation in advance to dine in the space. This iconic restaurant, featuring Greek and Italian dishes, is located in the heart of the vibrant Dupont Circle neighborhood. And while the Mediterranean garden is prized, the restaurant’s indoor décor is welcoming, too, like an elegant lodge accessorized in wood and leather. Chef Anthony Chittum is driven by the seasons, sourcing many ingredients from local farmers and makers. Don’t miss the sweet potato fritters, focaccia style pizza topped with fennel seed sausage, and the hearty green Caesar. The menu will reflect what vegetables are in season.

The winner of a Michelin star and other accolades, Maydan has always been a tough reservation to get. But since the pandemic, the Arabic restaurant in a historic laundry building near Meridian Hill Park has expanded its takeout options, so you can taste owner Rose Previte’s fire-kissed food with relative ease. Maydan recently opened its outdoor dining in an alleyway decorated with patterned carpets and plants where you can sample the “Tawle,” a selection of Maydan’s acclaimed dishes, all of which are cooked on the crackling hearth. Try the whole head cauliflower and ribeye kebab, served with sides of cabbage salad, hummus and labneh. Consider adding beet pickled turnips or passionfruit baklawa. Previte also owns the delightful Rosa de los vientos, also in the U Street neighborhood, known for its globally-influenced small plates.

Officina is a multi-storied restaurant with a Mercato (market) and Terrazzo (rooftop bar). For takeout, pick up the fresh-made pasta or bread, desserts and salads. Dine indoors for an elegant dinner in the Trattoria overlooking Washington D.C.’s Historic Fish Market or head to the Terrazzo for a stellar view of the Potomac River while sipping the restaurant’s signature Amari cocktails. Chef Nicholas Stefanelli rolls out some of the city’s best Italian gastronomy, including the bucatini all’Amatriciana, homemade pasta with pancetta and pecorino. Note that on Wednesdays every pasta dish is only $11. Save room for a scoop of gelatti or sorbetti made in-house using seasonal ingredients.

Photo Credit: Renee Sklarew

This fast casual restaurant is locally owned and blazingly good. Choose to dine in, take out, or eat on the small patio. With three locations—Navy Yard, Mount Vernon near the Convention Center, and Arlington—it’s the perfect place to grab something quick yet entirely memorable. Select one of the signature bowls, like “Tikka Chance on Me” or design a custom bowl with bright, fresh ingredients. Some highlights include the mango salsa, charred eggplant, sauteed spinach, and spiced beef. RASA’s owners are two local families that sought to introduce locals to Indian food that is approachable yet showcases the power behind the cuisine. RASA is a fun and affordable way to try something new.

This splurge-worthy dining experience earned a three-star review from El Washington Post, a recognition seldom achieved by a first-year restaurant. Chef Yuan Tang deftly incorporates Asian, Italian, and Middle Eastern dishes into his menu, so even the most particular diners find something that impresses. Located in the U Street neighborhood—where all-star restaurants are the rule not the exception—Rooster & Owl is a standout. Notable menu items include buttermilk grit cakes, scallion pancakes, ricotta toast with pickled kumquats, striped bass over leeks, and the restaurant’s signature pineapple buns.

Photo Credit: Renee Sklarew

Try to snag a spot on the outdoor patio or private roof garden to taste why Rose’s Luxury has earned accolades from global reviewers. Located along Barracks Row in the Capitol Hill neighborhood, this popular restaurant is known for its multi-course tasting menu and the friendliness of local Chef Aaron Silverman’s kitchen and wait staff. While indoor seating is limited, you can order Roses To Go, a four-course menu of bold and imaginative dishes. Silverman’s second restaurant Little Pearl, located inside a historic carriage house, is another option. While the menu changes nightly, look for fixtures like pork sausage with lychee salad, family-style smoked brisket, farro reginetti with kale and mustard greens, and fluffy homemade bread.

Grab an outdoor table in the heated tents or order a feast-to-go from Chef José Andrés’s Zaytinya. The sleek, contemporary, Turkish-inspired restaurant in Penn Quarter is just steps from CityCenter, D.C.’s designer shopping district. Zaytinya’s menu focuses on vibrant dishes and shareable mezza plates. Outstanding choices are the charred eggplant Pide, which is similar to a pizza yet shaped like a canoe. The Fattoush salad bursts with tangy bites of freshness, and the kebob platter allows for a sample of all the grilled meats spiced with lemony sumac. The fresh baked flatbread arrives with olive oil drizzled in pomegranate syrup.

Photo Credit: Renee Sklarew

Photo Credit: Renee Sklarew

It would be a shame to visit Washington D.C. and not try Ethiopian food. There’s a sizeable Ethiopian population here, and as a result, the city has an abundance of excellent East African restaurants. Zenebech is located in the Adams Morgan neighborhood and the owners enjoy familiarizing diners through sharable platters of Ethiopian staples. One unique feature of Ethiopian cuisine is the forgoing of flatware—food is scooped up using soft-spongy Injera bread (you can ask for utensils though). For the full experience, choose between a vegan, vegetarian, or combination platter with meat and egg. Highlights are the beef sambusa (fried pastries), a tibs dish (specify how spicy you like your food and the server will guide you), miser wat (red lentils) and atkilt wot (a mixture of mild cabbage, potato, and carrot).

More Great Tastes…

I can’t bring myself to limit this list to just 12 restaurants! When in D.C., don’t miss the chance to try Peruvian rotisserie-charred chicken, the city’s go-to family-style meal. This crisp-skinned seasoned chicken is accompanied by fried plantains, black beans, fluffy white or Tumeric-infused vegetable rice, fried yucca, and—if you’re lucky—decadent El Salvadorean pupusas, cheesy pancakes with vinegary slaw. You’ll be licking your fingers and dipping everything into the spicy cilantro sauce. There are several Peruvian restaurants throughout the region, and you owe it to yourself to try some for lunch or takeout. Among the options I recommend El Pollo Sabroso in Mount Pleasant, District Rico on H Street, NE, Crisp & Juicy near American University, and other restaurants located throughout the suburbs of Virginia and Maryland. For an upscale, modern version, try China Chilcano in Penn Quarter.

Plan A Trip

Spring is a beautiful time to visit the Nation’s Capital. Cherry blossom trees are blooming around the Tidal Basin and tulips blanket the gardens near the White House. During the coronavirus pandemic some attractions may be closed, but you can always stroll the National Mall to see the Washington Monument, Lincoln Memorial, and Martin Luther King Jr. Memorial.

Other outdoor attractions to explore include The Kennedy Center’s REACH (an outdoor garden and music venue), Hillwood Museum & Gardens, and the Hirshhorn Sculpture Garden. For the best natural scenery, walk the towpath at C&O Canal National Historic Park or the forested trails inside Rock Creek Park. The U.S. National Arboretum is filled with an array of blooming magnolia, rhododendron and azalea shrubs.

You can reserve a timed ticket to the International Spy Museum, The Bible Museum, George Washington’s Mount Vernon, and Lincoln’s Cottage. More museums will reopen as conditions permit. Check the Convention and Tourism Corporation’s website for up-to-the-minute information:


What's Closed

Anderson House - Closed to the public until further notice.

Arena Stage - Closed to the public until further notice.

Atlas Performing Arts Center - Closed until further notice, but check its marquee for inspiring social justice messages.

DAR Museum - Closed to the public until further notice.

DC Armory - Closed to the public until further notice.

Festival Grounds at RFK Campus - Closed to the public until further notice.

Gateway DC - Closed to the public until further notice.

Library of Congress - Closed to the public until further notice.

Lincoln Theatre - Closed to the public until further notice.

Madame Tussauds - Closed to the public until further notice.

National Children's Museum - Closed to the public until further notice.

National Geographic Museum - Closed to the public until further notice.

National Law Enforcement Museum - Closed to the public until further notice.

Old Post Office Tower - Closed to the public until further notice.

Pentagon Tours - Closed to the public until further notice.

R.I.S.E. Demonstration Center - Closed to the public until further notice.

U.S. National Archives - Closed to the public until further notice.

Washington National Cathedral - Closed to the public until further notice.

Woolly Mammoth Theatre Company - Closed to the public until further notice.