Últimas recetas

Charlie Trotter recibe el nombre de una calle en su honor

Charlie Trotter recibe el nombre de una calle en su honor


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

'Charlie Trotter's Way' se dará a conocer el jueves

A Charlie Trotter se le atribuye la mayor parte de las veces por traer el menú de degustación de precio fijo a Estados Unidos y, a cambio, recibe una calle con su nombre. Nada mal para el chef convertido en erudito.

En honor al cierre de su famoso restaurante, el concejal de Chicago Michelle Smith ha decidido darle a Charlie Trotter un letrero callejero honorario.

La esquina más cercana a Charlie Trotter's, en la intersección de las calles Dayton y Armitage en Chicago, recibirá un letrero honorífico de "Charlie Trotter's Way". Tal vez sea apropiado para el chef notoriamente exigente (aunque se rumorea que definitivamente ahora es más relajado).

El cartel callejero de Charlie Trotter debutará este jueves 30 de agosto al mediodía, justo antes de la extravagancia de La última noche de Charlie Trotter el 31 de agosto, donde Bill Kim, Mindy Segal, Graham Elliot e incluso Anne Burrell de Food Network prepararán la cena. Esperamos que aparezcan los fuegos artificiales (¿y tal vez Grant Achatz para un giro? Uno puede esperar).


Nueva edición de "Ma Gastronomie" con una introducción de Thomas Keller

Le encantaba la mantequilla y las bromas pesadas, tenía un apetito insaciable y se inclinaba a empezar las mañanas afeitándose al aire libre con dos magnums de champán en hielo a su lado. En un momento, casi la mitad de los chefs de tres estrellas Michelin en Francia se habían formado en su cocina.

No es de extrañar que Fernand Point sea venerado por los chefs modernos y "Ma Gastronomie", un libro sobre él y su restaurante, el legendario La Pyramide, tiene seguidores de culto. Pero el libro ha estado agotado durante décadas, situación que se ha corregido con una nueva edición en inglés publicada por Rookery Press.

Es el libro que les encanta a los chefs: chefs como Thomas Keller, que escribió la nueva introducción, y Charlie Trotter. Si ha visto la primera edición en inglés de "Ma Gastronomie", publicada en 1974, es posible que se sorprenda. Ciertamente no es el libro de mesa de café, lleno de exuberantes fotografías y recetas detalladas, que esperamos de los editores de libros de cocina. Una receta de lenguado holandés consta de tres frases, la primera es: “Cocine un lenguado entero y bien limpio en un caldo de corte y colóquelo en una bandeja ".

Pero el libro todavía atrae a lectores amantes de la comida, si no por sus recetas, también por su retrato de un hombre totalmente devoto del espíritu de la comida.

“A través de las palabras del Chef Point finalmente entendí y descubrí un mayor sentido de propósito. . . . ”, Escribe Keller en la introducción. "Cocinar no se trataba solo de técnica y de proporcionar sustento, se trataba de nutrir".

La edición Rookery refresca el aspecto del libro, pero conserva el texto original, las recetas de Point (ahora con medidas de volumen de EE. UU.) Y notas, y fotos y dibujos de la edición francesa.

La primera edición en inglés de unos 30.000 libros se agotó a principios de los noventa. El libro de chaqueta amarilla con una montaña de un hombre con moño en la portada se convirtió en un favorito de culto poco después de su publicación (Julia Child escribió una reseña). Está salpicado de citas de un héroe culinario: “Antes de juzgar a un hombre delgado, uno debe obtener cierta información. Quizás alguna vez estuvo gordo ". O “¡Mantequilla! ¡Dame mantequilla! ¡Siempre mantequilla! "

El libro no fue escrito por el gran chef en persona (aunque Amazon.com menciona a Point como el autor). En gran parte del texto que ha capturado a sus seguidores (las anécdotas divertidas sobre Point), tenemos que agradecer a una pareja que una vez dirigió una pequeña imprenta llamada Lyceum y ahora dirige un bed and breakfast en Maine.

Frank y Patricia Shannon Kulla persuadieron a Charles Flammarion, editor de la edición francesa de 1969, para que les vendiera los derechos de una versión en inglés. "Hicieron que el libro sucediera", dice la editora de Rookery Tracy Carns, quien decidió publicar la nueva edición después de tomar nota de "Ma Gastronomie" en las listas de los chefs de libros agotados favoritos.

“Cada chef tenía que tener su propia copia. Y sigue siendo así ”, dice Frank Kulla. "Realmente no esperaría nada más debido a la naturaleza del hombre y sus logros".

Los Kullas pasaron la primavera de 1974 en Francia, entrevistando a la esposa de Point y a sus discípulos. Point murió en 1955 a los 58 años, pero su esposa, Marie-Louise ("Mado"), continuó dirigiendo La Pyramide en la ciudad de Vienne, al sur de Lyon, fiel a las recetas y credos de Point y conservando sus tres estrellas Michelin.

“No se dijo casi nada en la edición francesa sobre los discípulos de Point: Paul Bocuse, Jean y Pierre Troisgros, Alain Chapel”, dice Kulla.

Entonces, de horas de conversaciones grabadas, con ellos y Mado Point, surgieron algunas de las partes más convincentes del libro, que representan a un bromista generoso y exigente.

“Pensamos en dar a la gente una idea del funcionamiento diario del restaurante. . . desde el punto de vista de los chefs que amaban absolutamente a este hombre ”, dice Kulla. “Ellos harían cualquier cosa por él, de verdad. Sentían una admiración tremenda por él ".

Recetas del cuaderno de Point, como pagaté chaud de bécasses (paté de becada) y poulet Jean Cocteau (pollo asado con reducción de brandy de Madeira, crema y mantequilla de cangrejo de río, llamado así por el poeta, novelista y cineasta) no son para principiantes. "Mado no quería que cambiaran tanto", dice Kulla. “Honramos su deseo. . . . Suponen un conocimiento de la cocina francesa ".

Los Kullas probaron recetas en su propia cocina. "Hay una receta bastante detallada para gramoateau Marjolaine porque era muy conocida y mucha gente había tratado de hacer sus versiones ”, dice Kulla. Después de mucho ensayo y error, "lo armamos, y el único lugar en el que probé uno así fue en La Pyramide. Intentalo. Es un pastel maravilloso ".


Nueva edición de "Ma Gastronomie" con una introducción de Thomas Keller

Le encantaba la mantequilla y las bromas pesadas, tenía un apetito insaciable y se inclinaba a empezar las mañanas afeitándose al aire libre con dos magnums de champán en hielo a su lado. En un momento, casi la mitad de los chefs de tres estrellas Michelin en Francia se habían formado en su cocina.

No es de extrañar que Fernand Point sea venerado por los chefs modernos y "Ma Gastronomie", un libro sobre él y su restaurante, el legendario La Pyramide, tiene seguidores de culto. Pero el libro ha estado agotado durante décadas, situación que se ha corregido con una nueva edición en inglés publicada por Rookery Press.

Es el libro que les encanta a los chefs: chefs como Thomas Keller, que escribió la nueva introducción, y Charlie Trotter. Si ha visto la primera edición en inglés de "Ma Gastronomie", publicada en 1974, es posible que se sorprenda. Ciertamente no es el libro de mesa de café, lleno de fotografías exuberantes y recetas detalladas, que esperamos de los editores de libros de cocina. Una receta de lenguado holandés consta de tres frases, la primera es: “Cocine un lenguado entero y bien limpio en un caldo de corte y colóquelo en una bandeja ".

Pero el libro todavía atrae a lectores amantes de la comida, si no por sus recetas, también por su retrato de un hombre totalmente devoto del espíritu de la comida.

“A través de las palabras del Chef Point finalmente entendí y descubrí un mayor sentido de propósito. . . . ”, Escribe Keller en la introducción. "Cocinar no se trataba solo de técnica y de proporcionar sustento, se trataba de nutrir".

La edición Rookery refresca el aspecto del libro, pero conserva el texto original, las recetas de Point (ahora con medidas de volumen de EE. UU.) Y notas, y fotos y dibujos de la edición francesa.

La primera edición en inglés de unos 30.000 libros se agotó a principios de los noventa. El libro de chaqueta amarilla con una montaña de un hombre con moño en la portada se convirtió en un favorito de culto poco después de su publicación (Julia Child escribió una reseña). Está salpicado de citas de un héroe culinario: “Antes de juzgar a un hombre delgado, uno debe obtener cierta información. Quizás alguna vez estuvo gordo ". O “¡Mantequilla! ¡Dame mantequilla! ¡Siempre mantequilla! "

El libro no fue escrito por el gran chef en persona (aunque Amazon.com enumera a Point como el autor). En gran parte del texto que ha capturado a sus seguidores (las anécdotas divertidas sobre Point), tenemos que agradecer a una pareja que una vez dirigió una pequeña imprenta llamada Lyceum y ahora dirige un bed and breakfast en Maine.

Frank y Patricia Shannon Kulla persuadieron a Charles Flammarion, editor de la edición francesa de 1969, para que les vendiera los derechos de una versión en inglés. "Hicieron que el libro sucediera", dice la editora de Rookery Tracy Carns, quien decidió publicar la nueva edición después de tomar nota de "Ma Gastronomie" en las listas de los chefs de libros agotados favoritos.

“Cada chef tenía que tener su propia copia. Y sigue siendo así ”, dice Frank Kulla. "Realmente no esperaría nada más debido a la naturaleza del hombre y sus logros".

Los Kullas pasaron la primavera de 1974 en Francia, entrevistando a la esposa de Point y a sus discípulos. Point murió en 1955 a los 58 años, pero su esposa, Marie-Louise ("Mado"), continuó dirigiendo La Pyramide en la ciudad de Vienne, al sur de Lyon, fiel a las recetas y credos de Point y conservando sus tres estrellas Michelin.

“No se dijo casi nada en la edición francesa sobre los discípulos de Point: Paul Bocuse, Jean y Pierre Troisgros, Alain Chapel”, dice Kulla.

Entonces, de horas de conversaciones grabadas, con ellos y Mado Point, surgieron algunas de las partes más convincentes del libro, que representan a un bromista generoso y exigente.

“Pensamos en dar a la gente una idea del funcionamiento diario del restaurante. . . desde el punto de vista de los chefs que amaban absolutamente a este hombre ”, dice Kulla. “Ellos harían cualquier cosa por él, de verdad. Sentían una admiración tremenda por él ".

Recetas del cuaderno de Point, como pagaté chaud de bécasses (paté de becada) y poulet Jean Cocteau (pollo asado con reducción de brandy de Madeira, crema y mantequilla de cangrejo de río, llamado así por el poeta, novelista y cineasta) no son para principiantes. "Mado no quería que cambiaran tanto", dice Kulla. “Honramos su deseo. . . . Suponen un conocimiento de la cocina francesa ".

Los Kullas probaron recetas en su propia cocina. "Hay una receta bastante detallada para gramoateau Marjolaine porque era muy conocida y mucha gente había intentado hacer sus versiones ”, dice Kulla. Después de mucho ensayo y error, "lo armamos, y el único lugar en el que probé uno así fue en La Pyramide. Intentalo. Es un pastel maravilloso ".


Nueva edición de "Ma Gastronomie" con una introducción de Thomas Keller

Le encantaba la mantequilla y las bromas pesadas, tenía un apetito insaciable y se inclinaba a empezar las mañanas afeitándose al aire libre con dos magnums de champán en hielo a su lado. En un momento, casi la mitad de los chefs de tres estrellas Michelin en Francia se habían formado en su cocina.

No es de extrañar que Fernand Point sea venerado por los chefs modernos y "Ma Gastronomie", un libro sobre él y su restaurante, el legendario La Pyramide, tiene seguidores de culto. Pero el libro ha estado agotado durante décadas, situación que se ha corregido con una nueva edición en inglés publicada por Rookery Press.

Es el libro que les encanta a los chefs: chefs como Thomas Keller, que escribió la nueva introducción, y Charlie Trotter. Si ha visto la primera edición en inglés de "Ma Gastronomie", publicada en 1974, es posible que se sorprenda. Ciertamente no es el libro de mesa de café, lleno de exuberantes fotografías y recetas detalladas, que esperamos de los editores de libros de cocina. Una receta de lenguado holandés consta de tres frases, la primera es: “Cocine un lenguado entero y bien limpio en un caldo de corte y colóquelo en una bandeja ".

Pero el libro todavía atrae a lectores amantes de la comida, si no por sus recetas, también por su retrato de un hombre totalmente devoto del espíritu de la comida.

“A través de las palabras del Chef Point finalmente entendí y descubrí un mayor sentido de propósito. . . . ”, Escribe Keller en la introducción. "Cocinar no se trataba solo de técnica y de proporcionar sustento, se trataba de nutrir".

La edición Rookery refresca el aspecto del libro, pero conserva el texto original, las recetas de Point (ahora con medidas de volumen de EE. UU.) Y notas, y fotos y dibujos de la edición francesa.

La primera edición en inglés de unos 30.000 libros se agotó a principios de los noventa. El libro de chaqueta amarilla con una montaña de un hombre con moño en la portada se convirtió en un favorito de culto poco después de su publicación (Julia Child escribió una reseña). Está salpicado de citas de un héroe culinario: “Antes de juzgar a un hombre delgado, uno debe obtener cierta información. Quizás alguna vez estuvo gordo ". O “¡Mantequilla! ¡Dame mantequilla! ¡Siempre mantequilla! "

El libro no fue escrito por el gran chef en persona (aunque Amazon.com enumera a Point como el autor). En gran parte del texto que ha capturado a sus seguidores (las anécdotas divertidas sobre Point), tenemos que agradecer a una pareja que una vez dirigió una pequeña imprenta llamada Lyceum y ahora dirige un bed and breakfast en Maine.

Frank y Patricia Shannon Kulla persuadieron a Charles Flammarion, editor de la edición francesa de 1969, para que les vendiera los derechos de una versión en inglés. "Hicieron que el libro sucediera", dice la editora de Rookery Tracy Carns, quien decidió publicar la nueva edición después de tomar nota de "Ma Gastronomie" en las listas de los chefs de libros agotados favoritos.

“Cada chef tenía que tener su propia copia. Y sigue siendo así ”, dice Frank Kulla. "Realmente no esperaría nada más debido a la naturaleza del hombre y sus logros".

Los Kullas pasaron la primavera de 1974 en Francia, entrevistando a la esposa de Point y a sus discípulos. Point murió en 1955 a los 58 años, pero su esposa, Marie-Louise ("Mado"), continuó dirigiendo La Pyramide en la ciudad de Vienne, al sur de Lyon, fiel a las recetas y credos de Point y conservando sus tres estrellas Michelin.

“No se dijo casi nada en la edición francesa sobre los discípulos de Point: Paul Bocuse, Jean y Pierre Troisgros, Alain Chapel”, dice Kulla.

Entonces, de horas de conversaciones grabadas, con ellos y Mado Point, surgieron algunas de las partes más convincentes del libro, que representan a un bromista generoso y exigente.

“Pensamos en dar a la gente una idea del funcionamiento diario del restaurante. . . desde el punto de vista de los chefs que amaban absolutamente a este hombre ”, dice Kulla. “Ellos harían cualquier cosa por él, de verdad. Sentían una admiración tremenda por él ".

Recetas del cuaderno de Point, como pagaté chaud de bécasses (paté de becada) y poulet Jean Cocteau (pollo asado con reducción de brandy de Madeira, crema y mantequilla de cangrejo de río, llamado así por el poeta, novelista y cineasta) no son para principiantes. "Mado no quería que cambiaran tanto", dice Kulla. “Honramos su deseo. . . . Suponen un conocimiento de la cocina francesa ".

Los Kullas probaron recetas en su propia cocina. "Hay una receta bastante detallada para gramoateau Marjolaine porque era muy conocida y mucha gente había intentado hacer sus versiones ”, dice Kulla. Después de mucho ensayo y error, "lo armamos, y el único lugar en el que probé uno así fue en La Pyramide. Intentalo. Es un pastel maravilloso ".


Nueva edición de "Ma Gastronomie" con una introducción de Thomas Keller

Le encantaba la mantequilla y las bromas pesadas, tenía un apetito insaciable y se inclinaba a empezar las mañanas afeitándose al aire libre con dos magnums de champán en hielo a su lado. En un momento, casi la mitad de los chefs de tres estrellas Michelin en Francia se habían formado en su cocina.

No es de extrañar que Fernand Point sea venerado por los chefs modernos y "Ma Gastronomie", un libro sobre él y su restaurante, el legendario La Pyramide, tiene seguidores de culto. Pero el libro ha estado agotado durante décadas, situación que se ha corregido con una nueva edición en inglés publicada por Rookery Press.

Es el libro que les encanta a los chefs: chefs como Thomas Keller, que escribió la nueva introducción, y Charlie Trotter. Si ha visto la primera edición en inglés de "Ma Gastronomie", publicada en 1974, es posible que se sorprenda. Ciertamente no es el libro de mesa de café, lleno de exuberantes fotografías y recetas detalladas, que esperamos de los editores de libros de cocina. Una receta de lenguado holandés consta de tres frases, la primera es: “Cocine un lenguado entero y bien limpio en un caldo de corte y colóquelo en una bandeja ".

Pero el libro todavía atrae a lectores amantes de la comida, si no por sus recetas, también por su retrato de un hombre totalmente devoto del espíritu de la comida.

“A través de las palabras del Chef Point finalmente entendí y descubrí un mayor sentido de propósito. . . . ”, Escribe Keller en la introducción. "Cocinar no se trataba solo de técnica y de proporcionar sustento, se trataba de nutrir".

La edición Rookery refresca el aspecto del libro, pero conserva el texto original, las recetas de Point (ahora con medidas de volumen de EE. UU.) Y notas, y fotos y dibujos de la edición francesa.

La primera edición en inglés de unos 30.000 libros se agotó a principios de los noventa. El libro de chaqueta amarilla con una montaña de un hombre con moño en la portada se convirtió en un favorito de culto poco después de su publicación (Julia Child escribió una reseña). Está salpicado de citas de un héroe culinario: “Antes de juzgar a un hombre delgado, uno debe obtener cierta información. Quizás alguna vez estuvo gordo ". O “¡Mantequilla! ¡Dame mantequilla! ¡Siempre mantequilla! "

El libro no fue escrito por el gran chef en persona (aunque Amazon.com menciona a Point como el autor). En gran parte del texto que ha capturado a sus seguidores (las anécdotas divertidas sobre Point), tenemos que agradecer a una pareja que una vez dirigió una pequeña imprenta llamada Lyceum y ahora dirige un bed and breakfast en Maine.

Frank y Patricia Shannon Kulla persuadieron a Charles Flammarion, editor de la edición francesa de 1969, para que les vendiera los derechos de una versión en inglés. "Hicieron que el libro sucediera", dice la editora de Rookery Tracy Carns, quien decidió publicar la nueva edición después de tomar nota de "Ma Gastronomie" en las listas de los chefs de libros agotados favoritos.

“Cada chef tenía que tener su propia copia. Y sigue siendo así ”, dice Frank Kulla. "Realmente no esperaría nada más debido a la naturaleza del hombre y sus logros".

Los Kullas pasaron la primavera de 1974 en Francia, entrevistando a la esposa de Point y a sus discípulos. Point murió en 1955 a los 58 años, pero su esposa, Marie-Louise ("Mado"), continuó dirigiendo La Pyramide en la ciudad de Vienne, al sur de Lyon, fiel a las recetas y credos de Point y conservando sus tres estrellas Michelin.

“No se dijo casi nada en la edición francesa sobre los discípulos de Point: Paul Bocuse, Jean y Pierre Troisgros, Alain Chapel”, dice Kulla.

Entonces, de horas de conversaciones grabadas, con ellos y Mado Point, surgieron algunas de las partes más convincentes del libro, que representan a un bromista generoso y exigente.

“Pensamos en dar a la gente una idea del funcionamiento diario del restaurante. . . desde el punto de vista de los chefs que amaban absolutamente a este hombre ”, dice Kulla. “Ellos harían cualquier cosa por él, de verdad. Sentían una admiración tremenda por él ".

Recetas del cuaderno de Point, como pagaté chaud de bécasses (paté de becada) y poulet Jean Cocteau (pollo asado con reducción de brandy de Madeira, crema y mantequilla de cangrejo de río, llamado así por el poeta, novelista y cineasta) no son para principiantes. "Mado no quería que cambiaran tanto", dice Kulla. “Honramos su deseo. . . . Suponen un conocimiento de la cocina francesa ".

Los Kullas probaron recetas en su propia cocina. "Hay una receta bastante detallada para gramoateau Marjolaine porque era muy conocida y mucha gente había intentado hacer sus versiones ”, dice Kulla. Después de mucho ensayo y error, "lo armamos, y el único lugar en el que probé uno así fue en La Pyramide. Intentalo. Es un pastel maravilloso ".


Nueva edición de "Ma Gastronomie" con una introducción de Thomas Keller

Le encantaba la mantequilla y las bromas pesadas, tenía un apetito insaciable y se inclinaba a empezar las mañanas afeitándose al aire libre con dos magnums de champán en hielo a su lado. En un momento, casi la mitad de los chefs de tres estrellas Michelin en Francia se habían formado en su cocina.

No es de extrañar que Fernand Point sea venerado por los chefs modernos y "Ma Gastronomie", un libro sobre él y su restaurante, el legendario La Pyramide, tiene seguidores de culto. Pero el libro ha estado agotado durante décadas, situación que se ha corregido con una nueva edición en inglés publicada por Rookery Press.

Es el libro que les encanta a los chefs: chefs como Thomas Keller, que escribió la nueva introducción, y Charlie Trotter. Si ha visto la primera edición en inglés de "Ma Gastronomie", publicada en 1974, es posible que se sorprenda. Ciertamente no es el libro de mesa de café, lleno de exuberantes fotografías y recetas detalladas, que esperamos de los editores de libros de cocina. Una receta de lenguado holandés consta de tres frases, la primera es: “Cocine un lenguado entero y bien limpio en un caldo de corte y colóquelo en una bandeja ".

Pero el libro todavía atrae a lectores amantes de la comida, si no por sus recetas, también por su retrato de un hombre totalmente devoto del espíritu de la comida.

“A través de las palabras del Chef Point finalmente entendí y descubrí un mayor sentido de propósito. . . . ”, Escribe Keller en la introducción. "Cocinar no se trataba solo de técnica y de proporcionar sustento, se trataba de nutrir".

La edición Rookery refresca el aspecto del libro, pero conserva el texto original, las recetas de Point (ahora con medidas de volumen de EE. UU.) Y notas, y fotos y dibujos de la edición francesa.

La primera edición en inglés de unos 30.000 libros se agotó a principios de los noventa. El libro de chaqueta amarilla con una montaña de un hombre con moño en la portada se convirtió en un favorito de culto poco después de su publicación (Julia Child escribió una reseña). Está salpicado de citas de un héroe culinario: “Antes de juzgar a un hombre delgado, uno debe obtener cierta información. Quizás alguna vez estuvo gordo ". O “¡Mantequilla! ¡Dame mantequilla! ¡Siempre mantequilla! "

El libro no fue escrito por el gran chef en persona (aunque Amazon.com menciona a Point como el autor). En gran parte del texto que ha capturado a sus seguidores (las anécdotas divertidas sobre Point), tenemos que agradecer a una pareja que una vez dirigió una pequeña imprenta llamada Lyceum y ahora dirige un bed and breakfast en Maine.

Frank y Patricia Shannon Kulla persuadieron a Charles Flammarion, editor de la edición francesa de 1969, para que les vendiera los derechos de una versión en inglés. "Hicieron que el libro sucediera", dice la editora de Rookery Tracy Carns, quien decidió publicar la nueva edición después de tomar nota de "Ma Gastronomie" en las listas de los chefs de libros agotados favoritos.

“Cada chef tenía que tener su propia copia. Y sigue siendo así ”, dice Frank Kulla. "Realmente no esperaría nada más debido a la naturaleza del hombre y sus logros".

Los Kullas pasaron la primavera de 1974 en Francia, entrevistando a la esposa de Point y a sus discípulos. Point murió en 1955 a los 58 años, pero su esposa, Marie-Louise ("Mado"), continuó dirigiendo La Pyramide en la ciudad de Vienne, al sur de Lyon, fiel a las recetas y credos de Point y conservando sus tres estrellas Michelin.

“No se dijo casi nada en la edición francesa sobre los discípulos de Point: Paul Bocuse, Jean y Pierre Troisgros, Alain Chapel”, dice Kulla.

Entonces, de horas de conversaciones grabadas, con ellos y Mado Point, surgieron algunas de las partes más convincentes del libro, que representan a un bromista generoso y exigente.

“Pensamos en dar a la gente una idea del funcionamiento diario del restaurante. . . desde el punto de vista de los chefs que amaban absolutamente a este hombre ”, dice Kulla. “Ellos harían cualquier cosa por él, de verdad. Sentían una admiración tremenda por él ".

Recetas del cuaderno de Point, como pagaté chaud de bécasses (paté de becada) y poulet Jean Cocteau (pollo asado con reducción de brandy de Madeira, crema y mantequilla de cangrejo de río, llamado así por el poeta, novelista y cineasta) no son para principiantes. "Mado no quería que cambiaran tanto", dice Kulla. “Honramos su deseo. . . . Suponen un conocimiento de la cocina francesa ".

Los Kullas probaron recetas en su propia cocina. "Hay una receta bastante detallada para gramoateau Marjolaine porque era muy conocida y mucha gente había tratado de hacer sus versiones ”, dice Kulla. Después de mucho ensayo y error, "lo armamos, y el único lugar en el que probé uno así fue en La Pyramide. Intentalo. Es un pastel maravilloso ".


Nueva edición de "Ma Gastronomie" con una introducción de Thomas Keller

Le encantaba la mantequilla y las bromas pesadas, tenía un apetito insaciable y se inclinaba a empezar las mañanas afeitándose al aire libre con dos magnums de champán en hielo a su lado. En un momento, casi la mitad de los chefs de tres estrellas Michelin en Francia se habían formado en su cocina.

No es de extrañar que Fernand Point sea venerado por los chefs modernos y "Ma Gastronomie", un libro sobre él y su restaurante, el legendario La Pyramide, tiene seguidores de culto. Pero el libro ha estado agotado durante décadas, situación que se ha corregido con una nueva edición en inglés publicada por Rookery Press.

Es el libro que les encanta a los chefs: chefs como Thomas Keller, que escribió la nueva introducción, y Charlie Trotter. Si ha visto la primera edición en inglés de "Ma Gastronomie", publicada en 1974, es posible que se sorprenda. Ciertamente no es el libro de mesa de café, lleno de exuberantes fotografías y recetas detalladas, que esperamos de los editores de libros de cocina. Una receta de lenguado holandés consta de tres frases, la primera es: “Cocine un lenguado entero y bien limpio en un caldo de corte y colóquelo en una bandeja ".

Pero el libro todavía atrae a lectores amantes de la comida, si no por sus recetas, también por su retrato de un hombre totalmente devoto del espíritu de la comida.

“A través de las palabras del Chef Point finalmente entendí y descubrí un mayor sentido de propósito. . . . ”, Escribe Keller en la introducción. "Cocinar no se trataba solo de técnica y de proporcionar sustento, se trataba de nutrir".

La edición Rookery refresca el aspecto del libro, pero conserva el texto original, las recetas de Point (ahora con medidas de volumen de EE. UU.) Y notas, y fotos y dibujos de la edición francesa.

La primera edición en inglés de unos 30.000 libros se agotó a principios de los noventa. El libro de chaqueta amarilla con una montaña de un hombre con moño en la portada se convirtió en un favorito de culto poco después de su publicación (Julia Child escribió una reseña). Está salpicado de citas de un héroe culinario: “Antes de juzgar a un hombre delgado, uno debe obtener cierta información. Quizás alguna vez estuvo gordo ". O “¡Mantequilla! ¡Dame mantequilla! ¡Siempre mantequilla! "

El libro no fue escrito por el gran chef en persona (aunque Amazon.com menciona a Point como el autor). En gran parte del texto que ha capturado a sus seguidores (las anécdotas divertidas sobre Point), tenemos que agradecer a una pareja que una vez dirigió una pequeña imprenta llamada Lyceum y ahora dirige un bed and breakfast en Maine.

Frank y Patricia Shannon Kulla persuadieron a Charles Flammarion, editor de la edición francesa de 1969, para que les vendiera los derechos de una versión en inglés. "Hicieron que el libro sucediera", dice la editora de Rookery Tracy Carns, quien decidió publicar la nueva edición después de tomar nota de "Ma Gastronomie" en las listas de los chefs de libros agotados favoritos.

“Cada chef tenía que tener su propia copia. Y sigue siendo así ”, dice Frank Kulla. "Realmente no esperaría nada más debido a la naturaleza del hombre y sus logros".

Los Kullas pasaron la primavera de 1974 en Francia, entrevistando a la esposa de Point y a sus discípulos. Point murió en 1955 a los 58 años, pero su esposa, Marie-Louise ("Mado"), continuó dirigiendo La Pyramide en la ciudad de Vienne, al sur de Lyon, fiel a las recetas y credos de Point y conservando sus tres estrellas Michelin.

“No se dijo casi nada en la edición francesa sobre los discípulos de Point: Paul Bocuse, Jean y Pierre Troisgros, Alain Chapel”, dice Kulla.

Entonces, de horas de conversaciones grabadas, con ellos y Mado Point, surgieron algunas de las partes más convincentes del libro, que representan a un bromista generoso y exigente.

“Pensamos en dar a la gente una idea del funcionamiento diario del restaurante. . . desde el punto de vista de los chefs que amaban absolutamente a este hombre ”, dice Kulla. “Ellos harían cualquier cosa por él, de verdad. Sentían una admiración tremenda por él ".

Recetas del cuaderno de Point, como pagaté chaud de bécasses (paté de becada) y poulet Jean Cocteau (pollo asado con reducción de brandy de Madeira, crema y mantequilla de cangrejo de río, llamado así por el poeta, novelista y cineasta) no son para principiantes. "Mado no quería que cambiaran tanto", dice Kulla. “Honramos su deseo. . . . Suponen un conocimiento de la cocina francesa ".

Los Kullas probaron recetas en su propia cocina. "Hay una receta bastante detallada para gramoateau Marjolaine porque era muy conocida y mucha gente había tratado de hacer sus versiones ”, dice Kulla. Después de mucho ensayo y error, "lo armamos, y el único lugar en el que probé uno así fue en La Pyramide. Intentalo. Es un pastel maravilloso ".


Nueva edición de "Ma Gastronomie" con una introducción de Thomas Keller

Le encantaba la mantequilla y las bromas pesadas, tenía un apetito insaciable y se inclinaba a empezar las mañanas afeitándose al aire libre con dos magnums de champán en hielo a su lado. En un momento, casi la mitad de los chefs de tres estrellas Michelin en Francia se habían formado en su cocina.

No es de extrañar que Fernand Point sea venerado por los chefs modernos y "Ma Gastronomie", un libro sobre él y su restaurante, el legendario La Pyramide, tiene seguidores de culto. Pero el libro ha estado agotado durante décadas, situación que se ha corregido con una nueva edición en inglés publicada por Rookery Press.

Es el libro que les encanta a los chefs: chefs como Thomas Keller, que escribió la nueva introducción, y Charlie Trotter. Si ha visto la primera edición en inglés de "Ma Gastronomie", publicada en 1974, es posible que se sorprenda. Ciertamente no es el libro de mesa de café, lleno de fotografías exuberantes y recetas detalladas, que esperamos de los editores de libros de cocina. Una receta de lenguado holandés consta de tres frases, la primera es: “Cocine un lenguado entero y bien limpio en un caldo de corte y colóquelo en una bandeja ".

Pero el libro todavía atrae a lectores amantes de la comida, si no por sus recetas, también por su retrato de un hombre totalmente devoto del espíritu de la comida.

“A través de las palabras del Chef Point finalmente entendí y descubrí un mayor sentido de propósito. . . . ”, Escribe Keller en la introducción. "Cocinar no se trataba solo de técnica y de proporcionar sustento, se trataba de nutrir".

The Rookery edition freshens the look of the book but keeps the original text, Point’s recipes (now with U.S. volume measurements) and notes, and photos and drawings from the French edition.

The first English edition of about 30,000 books was sold out by the early ‘90s. The yellow-jacketed book with a mountain of a bow-tied man on the cover became a cult favorite not long after it was published ( Julia Child wrote a review). It’s punctuated with quotes from a culinary hero: “Before judging a thin man, one must get some information. Perhaps he was once fat.” Or “Butter! Give me butter! Always butter!”

The book wasn’t written by the great chef himself (though Amazon.com lists Point as the author). For much of the text that has captured his followers (the funny anecdotes about Point), we have to thank a couple who once ran a small imprint called Lyceum and now run a bed and breakfast in Maine.

Frank and Patricia Shannon Kulla persuaded Charles Flammarion, publisher of the 1969 French edition, to sell them the rights for an English version. “They made the book happen,” says Rookery publisher Tracy Carns, who decided to put out the new edition after taking note of “Ma Gastronomie” on chefs’ lists of favorite out-of-print books.

“Every chef had to have their own copy. And it’s still that way,” says Frank Kulla. “I really wouldn’t expect anything else because of the nature of the man and his accomplishments.”

The Kullas spent the early spring of 1974 in France, interviewing Point’s wife and his disciples. Point died in 1955 at age 58, but his wife, Marie-Louise (“Mado”), continued to run La Pyramide in the town of Vienne, south of Lyon, faithful to Point’s recipes and credos and retaining his Michelin three stars.

“There was almost nothing said in the French edition about Point’s disciples -- Paul Bocuse, Jean and Pierre Troisgros, Alain Chapel,” Kulla says.

So from hours of taped conversations, with them and Mado Point, came some of the most compelling parts of the book, which depict a generous practical joker and demanding taskmaster.

“We thought to give people a feeling of the day-to-day operation of the restaurant . . . from the viewpoint of chefs who absolutely loved this man,” Kulla says. “They would do anything for him, really. They had such tremendous admiration for him.”

Recipes from Point’s notebook -- such as pagaté chaud de bécasses (woodcock pâté) and poulet Jean Cocteau (roast chicken with Madeira-brandy reduction, cream and crayfish butter, named for the poet-novelist-filmmaker) -- aren’t for beginners. “Mado didn’t want them changed that much,” Kulla says. “We honored her wish. . . . They presume a knowledge of French cooking.”

The Kullas tested recipes in their own kitchen. “There’s quite a detailed recipe for the gramoateau Marjolaine because it was so well-known and so many people had tried to make their versions of it,” Kulla says. After a lot of trial and error, “we put it together, and the only place that I’ve tasted one like it was at La Pyramide itself. Intentalo. It’s a marvelous cake.”


New edition of ‘Ma Gastronomie’ with a Thomas Keller introduction

He loved butter and practical jokes, had an insatiable appetite and was inclined to start his mornings by shaving outdoors with two magnums of Champagne on ice by his side. At one point, nearly half of the Michelin three-star chefs in France had trained in his kitchen.

It’s no wonder that Fernand Point is revered by modern chefs and “Ma Gastronomie” -- a book about him and his restaurant, the legendary La Pyramide -- has a cult following. But the book has been out of print for decades, a situation that has been corrected with a new English edition published by Rookery Press.

It’s the book chefs love to love -- chefs such as Thomas Keller, who wrote the new introduction, and Charlie Trotter. If you’ve seen the first English edition of “Ma Gastronomie,” published in 1974, you might be surprised. It certainly isn’t the coffee table book, filled with lush photographs and detailed recipes, we’ve come to expect from cookbook publishers. A recipe for sole hollandaise is three sentences the first one is: “Cook a whole, well-cleaned sole in a court-bouillon and place it on a platter.”

But the book still draws food-loving readers, if not for its recipes then for its portrait of a man wholly devoted to the spirit of dining.

“Through Chef Point’s words I finally understood and discovered a higher sense of purpose. . . .,” Keller writes in the introduction. “Cooking was not just about technique and providing sustenance it was about nurturing.”

The Rookery edition freshens the look of the book but keeps the original text, Point’s recipes (now with U.S. volume measurements) and notes, and photos and drawings from the French edition.

The first English edition of about 30,000 books was sold out by the early ‘90s. The yellow-jacketed book with a mountain of a bow-tied man on the cover became a cult favorite not long after it was published ( Julia Child wrote a review). It’s punctuated with quotes from a culinary hero: “Before judging a thin man, one must get some information. Perhaps he was once fat.” Or “Butter! Give me butter! Always butter!”

The book wasn’t written by the great chef himself (though Amazon.com lists Point as the author). For much of the text that has captured his followers (the funny anecdotes about Point), we have to thank a couple who once ran a small imprint called Lyceum and now run a bed and breakfast in Maine.

Frank and Patricia Shannon Kulla persuaded Charles Flammarion, publisher of the 1969 French edition, to sell them the rights for an English version. “They made the book happen,” says Rookery publisher Tracy Carns, who decided to put out the new edition after taking note of “Ma Gastronomie” on chefs’ lists of favorite out-of-print books.

“Every chef had to have their own copy. And it’s still that way,” says Frank Kulla. “I really wouldn’t expect anything else because of the nature of the man and his accomplishments.”

The Kullas spent the early spring of 1974 in France, interviewing Point’s wife and his disciples. Point died in 1955 at age 58, but his wife, Marie-Louise (“Mado”), continued to run La Pyramide in the town of Vienne, south of Lyon, faithful to Point’s recipes and credos and retaining his Michelin three stars.

“There was almost nothing said in the French edition about Point’s disciples -- Paul Bocuse, Jean and Pierre Troisgros, Alain Chapel,” Kulla says.

So from hours of taped conversations, with them and Mado Point, came some of the most compelling parts of the book, which depict a generous practical joker and demanding taskmaster.

“We thought to give people a feeling of the day-to-day operation of the restaurant . . . from the viewpoint of chefs who absolutely loved this man,” Kulla says. “They would do anything for him, really. They had such tremendous admiration for him.”

Recipes from Point’s notebook -- such as pagaté chaud de bécasses (woodcock pâté) and poulet Jean Cocteau (roast chicken with Madeira-brandy reduction, cream and crayfish butter, named for the poet-novelist-filmmaker) -- aren’t for beginners. “Mado didn’t want them changed that much,” Kulla says. “We honored her wish. . . . They presume a knowledge of French cooking.”

The Kullas tested recipes in their own kitchen. “There’s quite a detailed recipe for the gramoateau Marjolaine because it was so well-known and so many people had tried to make their versions of it,” Kulla says. After a lot of trial and error, “we put it together, and the only place that I’ve tasted one like it was at La Pyramide itself. Intentalo. It’s a marvelous cake.”


New edition of ‘Ma Gastronomie’ with a Thomas Keller introduction

He loved butter and practical jokes, had an insatiable appetite and was inclined to start his mornings by shaving outdoors with two magnums of Champagne on ice by his side. At one point, nearly half of the Michelin three-star chefs in France had trained in his kitchen.

It’s no wonder that Fernand Point is revered by modern chefs and “Ma Gastronomie” -- a book about him and his restaurant, the legendary La Pyramide -- has a cult following. But the book has been out of print for decades, a situation that has been corrected with a new English edition published by Rookery Press.

It’s the book chefs love to love -- chefs such as Thomas Keller, who wrote the new introduction, and Charlie Trotter. If you’ve seen the first English edition of “Ma Gastronomie,” published in 1974, you might be surprised. It certainly isn’t the coffee table book, filled with lush photographs and detailed recipes, we’ve come to expect from cookbook publishers. A recipe for sole hollandaise is three sentences the first one is: “Cook a whole, well-cleaned sole in a court-bouillon and place it on a platter.”

But the book still draws food-loving readers, if not for its recipes then for its portrait of a man wholly devoted to the spirit of dining.

“Through Chef Point’s words I finally understood and discovered a higher sense of purpose. . . .,” Keller writes in the introduction. “Cooking was not just about technique and providing sustenance it was about nurturing.”

The Rookery edition freshens the look of the book but keeps the original text, Point’s recipes (now with U.S. volume measurements) and notes, and photos and drawings from the French edition.

The first English edition of about 30,000 books was sold out by the early ‘90s. The yellow-jacketed book with a mountain of a bow-tied man on the cover became a cult favorite not long after it was published ( Julia Child wrote a review). It’s punctuated with quotes from a culinary hero: “Before judging a thin man, one must get some information. Perhaps he was once fat.” Or “Butter! Give me butter! Always butter!”

The book wasn’t written by the great chef himself (though Amazon.com lists Point as the author). For much of the text that has captured his followers (the funny anecdotes about Point), we have to thank a couple who once ran a small imprint called Lyceum and now run a bed and breakfast in Maine.

Frank and Patricia Shannon Kulla persuaded Charles Flammarion, publisher of the 1969 French edition, to sell them the rights for an English version. “They made the book happen,” says Rookery publisher Tracy Carns, who decided to put out the new edition after taking note of “Ma Gastronomie” on chefs’ lists of favorite out-of-print books.

“Every chef had to have their own copy. And it’s still that way,” says Frank Kulla. “I really wouldn’t expect anything else because of the nature of the man and his accomplishments.”

The Kullas spent the early spring of 1974 in France, interviewing Point’s wife and his disciples. Point died in 1955 at age 58, but his wife, Marie-Louise (“Mado”), continued to run La Pyramide in the town of Vienne, south of Lyon, faithful to Point’s recipes and credos and retaining his Michelin three stars.

“There was almost nothing said in the French edition about Point’s disciples -- Paul Bocuse, Jean and Pierre Troisgros, Alain Chapel,” Kulla says.

So from hours of taped conversations, with them and Mado Point, came some of the most compelling parts of the book, which depict a generous practical joker and demanding taskmaster.

“We thought to give people a feeling of the day-to-day operation of the restaurant . . . from the viewpoint of chefs who absolutely loved this man,” Kulla says. “They would do anything for him, really. They had such tremendous admiration for him.”

Recipes from Point’s notebook -- such as pagaté chaud de bécasses (woodcock pâté) and poulet Jean Cocteau (roast chicken with Madeira-brandy reduction, cream and crayfish butter, named for the poet-novelist-filmmaker) -- aren’t for beginners. “Mado didn’t want them changed that much,” Kulla says. “We honored her wish. . . . They presume a knowledge of French cooking.”

The Kullas tested recipes in their own kitchen. “There’s quite a detailed recipe for the gramoateau Marjolaine because it was so well-known and so many people had tried to make their versions of it,” Kulla says. After a lot of trial and error, “we put it together, and the only place that I’ve tasted one like it was at La Pyramide itself. Intentalo. It’s a marvelous cake.”


New edition of ‘Ma Gastronomie’ with a Thomas Keller introduction

He loved butter and practical jokes, had an insatiable appetite and was inclined to start his mornings by shaving outdoors with two magnums of Champagne on ice by his side. At one point, nearly half of the Michelin three-star chefs in France had trained in his kitchen.

It’s no wonder that Fernand Point is revered by modern chefs and “Ma Gastronomie” -- a book about him and his restaurant, the legendary La Pyramide -- has a cult following. But the book has been out of print for decades, a situation that has been corrected with a new English edition published by Rookery Press.

It’s the book chefs love to love -- chefs such as Thomas Keller, who wrote the new introduction, and Charlie Trotter. If you’ve seen the first English edition of “Ma Gastronomie,” published in 1974, you might be surprised. It certainly isn’t the coffee table book, filled with lush photographs and detailed recipes, we’ve come to expect from cookbook publishers. A recipe for sole hollandaise is three sentences the first one is: “Cook a whole, well-cleaned sole in a court-bouillon and place it on a platter.”

But the book still draws food-loving readers, if not for its recipes then for its portrait of a man wholly devoted to the spirit of dining.

“Through Chef Point’s words I finally understood and discovered a higher sense of purpose. . . .,” Keller writes in the introduction. “Cooking was not just about technique and providing sustenance it was about nurturing.”

The Rookery edition freshens the look of the book but keeps the original text, Point’s recipes (now with U.S. volume measurements) and notes, and photos and drawings from the French edition.

The first English edition of about 30,000 books was sold out by the early ‘90s. The yellow-jacketed book with a mountain of a bow-tied man on the cover became a cult favorite not long after it was published ( Julia Child wrote a review). It’s punctuated with quotes from a culinary hero: “Before judging a thin man, one must get some information. Perhaps he was once fat.” Or “Butter! Give me butter! Always butter!”

The book wasn’t written by the great chef himself (though Amazon.com lists Point as the author). For much of the text that has captured his followers (the funny anecdotes about Point), we have to thank a couple who once ran a small imprint called Lyceum and now run a bed and breakfast in Maine.

Frank and Patricia Shannon Kulla persuaded Charles Flammarion, publisher of the 1969 French edition, to sell them the rights for an English version. “They made the book happen,” says Rookery publisher Tracy Carns, who decided to put out the new edition after taking note of “Ma Gastronomie” on chefs’ lists of favorite out-of-print books.

“Every chef had to have their own copy. And it’s still that way,” says Frank Kulla. “I really wouldn’t expect anything else because of the nature of the man and his accomplishments.”

The Kullas spent the early spring of 1974 in France, interviewing Point’s wife and his disciples. Point died in 1955 at age 58, but his wife, Marie-Louise (“Mado”), continued to run La Pyramide in the town of Vienne, south of Lyon, faithful to Point’s recipes and credos and retaining his Michelin three stars.

“There was almost nothing said in the French edition about Point’s disciples -- Paul Bocuse, Jean and Pierre Troisgros, Alain Chapel,” Kulla says.

So from hours of taped conversations, with them and Mado Point, came some of the most compelling parts of the book, which depict a generous practical joker and demanding taskmaster.

“We thought to give people a feeling of the day-to-day operation of the restaurant . . . from the viewpoint of chefs who absolutely loved this man,” Kulla says. “They would do anything for him, really. They had such tremendous admiration for him.”

Recipes from Point’s notebook -- such as pagaté chaud de bécasses (woodcock pâté) and poulet Jean Cocteau (roast chicken with Madeira-brandy reduction, cream and crayfish butter, named for the poet-novelist-filmmaker) -- aren’t for beginners. “Mado didn’t want them changed that much,” Kulla says. “We honored her wish. . . . They presume a knowledge of French cooking.”

The Kullas tested recipes in their own kitchen. “There’s quite a detailed recipe for the gramoateau Marjolaine because it was so well-known and so many people had tried to make their versions of it,” Kulla says. After a lot of trial and error, “we put it together, and the only place that I’ve tasted one like it was at La Pyramide itself. Intentalo. It’s a marvelous cake.”



Comentarios:

  1. Vudozil

    Es visible, no el destino.

  2. Tommy

    Hay algo en esto. Gracias por su ayuda, ¿cómo puedo agradecerle?

  3. Lebna

    Gracias por esclarecedor y, lo más importante, justo a tiempo. Solo piense, cinco años ya en Internet, pero esta es la primera vez que escuche al respecto.



Escribe un mensaje